Los heridos fueron trasladados hasta la emergencia del hospital Luis Razetti de Barcelona 


Lo que inició como una noche de fiesta y risas entre amigos, tomó un rumbo trágico pasadas las 11:00 pm de este viernes tras la colisión de dos motocicletas, la cual dejó dos personas muertas y cuatro heridas.

El accidente se registró en la carretera de la vía hacia Carutico, sector Santa Teresa, en Clarines, al oeste del estado Anzoátegui.

Las víctimas fatales fueron identificadas como Jesús Nazaret Robles Ladera (21) y Luis Ricardo Martínez Sánchez (23) quienes iban en una moto marca Bera, modelo Jaguar, placas AE9S76G, anaranjada, y una moto marca Empire, modelo Horse, negra, respectivamente.

Asimismo, los heridos responden a los nombres de Luis Manuel Quereguán Guaita (21) Eduardo José Bordones Rojas (21) Vladimir Marcano (31) y una adolescente de 16 años de edad.

Según el reporte extraoficial del caso, Martínez Sánchez circulaba por el lugar en compañía de Quereguán Maita. Al parecer Robles Ladera se aproximó hacia ellos con las luces apagadas, situación que originó el siniestro.

El impacto de ambos vehículos mató a Robles Ladera al instante, por lo que una comisión de Protección Civil realizó todos los esfuerzos necesarios para trasladar a todos los lesionados hasta la emergencia del hospital José Rondón Lugo en Clarines.

Al mismo tiempo, todos los heridos fueron remitidos hacia el hospital Luis Razetti de Barcelona entre la 1:00 y las 8:00 am del sábado.

Pese a que Martínez Sánchez ingresó al centro asistencial capitalino con signos vitales, a las 4: 30 am de ayer quedó registrado su deceso.

El diagnóstico forense apuntó a que el joven falleció a consecuencia del traumatismo cráneoencefálico severo que sufrió durante el accidente.

Presentimiento

El padre de Luis Ricardo Martínez Sánchez, quien prefirió no ser identificado, comentó que el muchacho estaba en el rezo de un tío, a propósito de cumplirse seis meses del deceso del pariente.

La víctima, quien residía en el sector Cruz de Belén, fue invitada por unos amigos a compartir en una reunión, pese a que el muchacho no era asiduo a este tipo de encuentros.

“Él se fue y siempre tuve un mal presentimiento. A las 11:00 pm mi hijo mayor me levantó para decirme que había ocurrido un accidente y ya yo sabía que había muerto”, afirmó.

En vida

Luis Ricardo Martínez Sánchez (23) quien murió este viernes tras colisionar de frente su motocicleta con otra, era el cuarto de un grupo de cinco hermanos. Residía en Clarines y su papá lo describió como un muchacho tranquilo.

Paúl Rivas González
[email protected]