Publicidad!

Familiares de pacientes oncológicos señalaron que deben adquirir hasta guantes y jeringas para ser atendidos. Gremio oficialista afirmó que dotación de insumos es constante en hospitales del estado


Para Mauro (nombre ficticio para proteger su verdadera identidad) no existe solo un día al año para luchar contra su combatiente.

Cortesía

Su contienda es, desde hace más de 12 meses, una constante con la que debe pelear las 24 horas del día en el ring de un consultorio médico.

El traje especial de este niño de tan solo seis años de edad no es otro que un gorro y un tapabocas estampado con sus personajes animados favoritos, además de un peluche que abraza tiernamente mientras vuelve al cuadrilátero de la salud para seguir batallando contra su contrincante: el cáncer.

La historia de Mauro la repiten a diario los 22 guerreros que pernoctan en el piso 4 del hospital infantil Dr. Rafael Tobías Guevara de Barcelona -anexo al nosocomio capitalino Dr. Luis Razetti-, quienes con el apoyo de familiares tratan de sobrevivir a una constante calamidad, la falta de insumos médicos.

“En ocasiones pienso que mi niño no podrá continuar luchando para salir vencedor de esta enfermedad. El combate ya no es solo con el cáncer, es también con la escasez de medicinas, la precariedad en el hospital y las fallas en los equipos médicos”, explicó la mamá de Mauro.

Cada día juegan una carrera contrareloj en la que cada minuto cuenta. El principal temor de estos héroes y sus familiares es perder la batalla, por eso la lucha constante por obtener una noticia satisfactoria es el objetivo principal: vencer a ese oponente de fuerza bruta, no dejarse extinguir.

A sobreprecio

El padre de una niña de nueve años diagnosticada con leucemia ( pidió mantener su nombre en reserva por temor a represalias), aseguró que a diario debe comprar “hasta los guantes” para que su primogénita pueda ser atendida en el hospital.

Añadió que constantemente debe adquirir soluciones fisiológicas como parte del tratamiento de su pequeña. Reveló que como este medicamento no se consigue en las farmacias (cuyo precio oficial ronda los Bs. 400), debe adquirirlos a revendedores de la salud en hasta Bs. 5 mil.

“Lo hago por la salud de mi niña. Aquí tenemos que unirnos los padres de todos estos angelitos y hacer vacas para adquirir jeringas, soluciones, guantes. (…) Los que pueden comprarlos fuera del país lo hacen, pero los que no tenemos esa posibilidad terminamos en el mercado negro”, señaló.

La diputada de la Asamblea Nacional (AN) por el estado Anzoátegui, Oneida Guaipe, ratificó esas declaraciones y denunció que para este año las fallas en ambos centros oncológicos -incluyendo el centro asistencial Kleber Ramírez Rojas en Barcelona- están más intensificadas y la escasez de medicamentos persiste.

Añadió que, de noviembre de 2016 a la fecha, han muerto en el área oncológica infantil de Barcelona más de ocho menores y profundizó en que la principal causa de estos fallecimientos se debió a la falta de insumos que mantiene el país.

“Estos guerreros han muerto esperando una quimio. No es justo, Venezuela padece una crisis humanitaria y una violación de Derechos Humanos profunda y el Estado no hace nada para resolver esa situación”, alertó.

Destacó que en el caso del anexo pediátrico del hospital Luis Razetti, solo hay 22 camas en el área oncológica y profundizó en que cuando estas están copadas, los demás pacientes son llevados a otras áreas del hospital o simplemente los envían nuevamente a sus casas.

Sin embargo, el disputado del Consejo Legislativo de Anzoátegui (Cleanz) por el Partido Comunista de Venezuela, José Castro refutó esas declaraciones y aseguró que este organismo a través de la Comisión de Salud que él preside, mantiene un plan de insumos constante en el estado.

Señaló que en el primer mes del año, el Cleanz en sesión ordinaria aprobó Bs. 728 millones 700 mil 838 para diversos sectores, incluido salud; y que de esa cantidad le fue otorgada al Sistema Regional de Salud de Anzoátegui (Saludanz), un total de Bs. 260 millones para climatizar y reparar algunas áreas importantes de varios hospitales de la entidad.

“En cuanto a la dotación de insumos, mantenemos en conjunto con Saludanz una entrega constante de medicamentos para las distintas áreas del hospital Luis Razetti, incluida la oncológica. Cada 15 días recibimos mercancía proveniente de Caracas”, agregó.

Aunque reconoció que actualmente en el país existe importación de medicamentos, el diputado Castro señaló que también el sector salud público es “víctima de sabotaje por parte de algunos laboratorios”.

Menos personal

Aunque la falta de medicamentos es el problema principal que presenta el sector salud en estos momentos; las fallas en los equipos médicos y la escasez de personal calificado no escapan de este dilema.

El Secretario Ejecutivo de la Salud (Sintrasalud), José Igualguana, puntualizó que aunque el gobierno regional en 2014 ingresó a más de 2 mil 400 trabajadores de la salud en diversas áreas, existe una merma de entre 40 y 60 empleados (entre enfermeros y personal de mantenimiento) en estos momentos en el hospital Razetti, viéndose afectada principalmente el área oncológica.

Padres de pacientes oncológicos recibieron alimentos gratuitos. Cortesía

Destacó que esto trae, entre otras consecuencias, que las máquinas de radioterapia no reciban chequeo constante y por ello no cumplan su operatividad al 100%.

El secretario de Prensa y Propaganda del Sindicato Sectorial Integral de Trabajadores de la Salud en Anzoátegui (Sestrasalud), Edizon Morey rechazó esa información y resaltó que las tres máquinas de radioterapia que hay para atender a pacientes oncológicos están 100% operativas.

Recalcó que semanalmente se atienden entre 60 y 80 adultos en el anexo de adulto Kleber Ramírez Rojas de Barcelona.

“No hay que tapar el sol con un dedo. Es verdad que hemos recibido denuncias por parte de pacientes que alegan que no hay insumos, pero estos llegan constantemente. Este año aún no hemos recibido el primer lote pero estamos trabajando con la existencia, esperamos la entrega para el primer trimestre del año”, aseguró.

El diputado del Cleanz, José Castro refirió que aunque la demanda actual de personal calificado es suficiente, esta es complementada con médicos foráneos provenientes de la capital del país.

En Venezuela

En diciembre pasado, el ejecutivo regional hizo un convenio con la Industria Farmacéutica Laboratorios Vargas, quien próximamente construirá seis módulos en siete hectáreas de terreno en el municipio Peñalver para producir medicamentos oncológicos, de VIH y diabetes.

Cortesía

“El primer módulo estará listo en aproximadamente ocho meses y la conclusión completa se llevará cuatro años. Esto será ejecutado con una inversión de recursos propios que asciende a Bs. 320 millones de dólares”, explicó la representante de Laboratorios Vargas, Carolina Rodríguez.

Eduardo Martínez, presidente de Saludanz, reiteró en esa oportunidad que este convenio logrará llenar inventarios de fármacos, además de una mayor operatividad en hospitales y redes ambulatorias como impulso al motor farmacéutico de la agenda económica del país.

Sin embargo, el presidente de la Federación Farmacéutica en Venezuela (Farmaven), Freddy Ceballos señaló que mientras eso pasa, la escasez de medicamentos en el país ronda el 85%.

Explicó que las farmacias están trabajando con menos del 50% de la capacidad de insumos que deben tener y alertó en que las fallas son generalizadas; sin embargo, afirmó que la mayor precariedad se ve en medicamentos para la hipertensión, sistema nervioso central, próstata, antibióticos y analgésicos.

“La falla no es la distribución sino la producción. El gobierno debe reconocer que hay un problema y dejar de manejar la salud con tratamientos políticos”, sentenció.

La diputada de la Asamblea Nacional por el estado Anzoátegui, Oneida Guaipe reveló que una comisión acudirá a instancias internacionales para dar a conocer, con detalles, la situación precaria que viven los ciudadanos en los principales centros de salud de Venezuela.

Mientras esos problemas obtienen soluciones satisfactorias, las miradas de estos pequeños batallantes víctimas del cáncer continúan iluminadas y llenas de esperanzas.

Para ellos no existen imposibles y aunque, en ocasiones, las piernas les flaqueen y ya no tengan la misma energía de antes, continúan con una sola convicción: continuar luchando para erradicar a su oponente para siempre.

En la historia 

El 4 de de febrero de cada año, se celebra el Día Mundial del Cáncer como una iniciativa de parte del Organización Mundial de la Salud (OMS), El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (Ciic) y la Unión Internacional contra el Cáncer (Uicc).

El tema del 2016 fue a través de la insignia “nosotros podemos. Yo puedo” como parte de una oportunidad para reflexionar y pensar en el compromiso y la actuación para marcar así una diferencia en la lucha contra esta enfermedad.

En el último Informe Mundial del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó que en 2012 se registraron 8,2 millones de nuevos casos y estimó que esa cifra podría subir a 22 millones anuales en los próximos 20 años.

Según registros llevados por la Organización de Naciones Unidas (ONU), más del 60% de los casos se concentran en África, Asia, América Central y del Sur, donde se registra más del 70% de las muertes a nivel global.

¿La razón? Falta de detección temprana de la enfermedad y deficiencias en el acceso a los medicamentos.

Patricia Aponte
[email protected]

Publicidad!