Según la vendedora de cocadas en el sector El Paraíso de Puerto La Cruz, para los orientales era costumbre en sus días libres, ir en familia a comprar el agua de coco, pero desde hace un tiempo para acá, se limitó a ser una alternativa de salud, que ahora también resulta ser “todo un lujo”.

Comentó que tras la crisis económica, los anzoatiguenses dejaron de optar por las bebidas para centrarse en la compra de rubros necesarios, y que ante la escasez de medicamentos como antidiarreicos o sueros hidratantes, el agua de coco se convirtió en una opción sustitutiva de los fármacos, pero con los ajustes en los precios de materia prima, la clientela bajó 60% durante 2016.

Detalló que un litro de agua de coco que en enero costaba Bs. 400, está en mil bolívares, mientras que las presentaciones de litro y medio y dos litros, alcanzan el mismo costo de un refresco en esas presentaciones, Bs. 1.500 y Bs. 2.000.

Explicó que cada coco lo están adquiriendo en Bs. 350, mientras que para la venta, la unidad sale en Bs. 500.

Yosemarys González
[email protected]