Publicidad!

El gobierno actúa como el malandrín que arrebata una cartera a una vieja y piensa, vanidoso, que resuelve sus problemas existenciales, para descubrir mañana que solo corrió la arruga y que sigue sumergido en la miseria; no fue al fondo, se consumió en la superficie.

El gobierno tiene un grave problema existencial: perdió apoyo popular, vanos los recursos de la televisión, inútiles las marchas amañadas, nada oculta la realidad. El gobierno dilapidó la herencia de Chávez y hoy se sostiene en un flaco apoyo civil y un dudoso sostén militar. La gran pregunta era, ¿cómo resolver la pérdida?

Y así, sumergido en la inmediatez, con la vista corta, se decidió por el arrebatón diario, va resolviendo cada problema a medida que se presenta, no tiene estrategia, no sabe para dónde va. Frente a los problemas acusa a fantasmas a diestra y siniestra. Intenta resolver con el dinero que no tiene los problemas del alma, promete bolsas y cajas, carnet, becas, aumentos… para al día siguiente descubrir que todo sigue empeorando, que sigue perdiendo apoyo.

Toby Valderrama y Antonio Aponte

Publicidad!