Publicidad!

Durante el embarazo las perras deben ser sometidas a una dieta balanceada libre de grasa para evitar algún tipo de complicación en el proceso de parto

Aunque parezca un poco mal la comparación, al igual que muchas mujeres, el periodo de gestación de tu mascota está lleno de cambios, pues cuando una perra está embarazada tiende a cambiar su personalidad mucho antes de que se note su estado.

Especialistas en la salud animal aseguran que si tu mascota está en estado este periodo tendrá un lapso de aproximadamente dos meses, en los que deberá tener un cuidado único.
La médico veterinario Marielba Granados, indicó que es posible ver algunas alteraciones sobre todo en su habito alimenticio, en algunos de los casos pueda que disminuya su apetito o tenga más hambre.

Resaltó que también es posible que la canina esté un mucho más desganada, con sueño o cambios de humor en su día a día.

Agregó que durante este periodo muchas perritas se muestran más independientes y con falta de afecto, por lo que deben recibir mayores muestras de afecto por parte de sus amos.

Algunas caninas presentan problemas al momento de orinar.

Cambios
Los especialistas afirman que el aumento de peso en la mascota es uno de los primeros síntomas que se pueden percibir, el tamaño de sus mamas y sus aureolas.

Granados añadió que durante las dos primeras semanas de gestación no se notarán los cambios en tu perra, pero al finalizar este tiempo comenzará a ver las alteraciones.
Acotó que posteriormente van a aparecer las nauseas.

Comentó que durante la tercera y quinta semana se lleva a cabo la formación de los cachorros, por lo que su apetito aumentará, aunque habrá días que no querrá comer pues se siente mal.

Recomendó a los dueños de estas futuras madres a mantenerles una dieta libre de grasa, debido a que durante su embarazo las perras suelen aumentar mucho su peso y esto podría causar consecuencias en la vida de los cachorros.

También agregó que entre los cambios está el aumento de su temperatura corporal, sobre todo en su barriga y pezones.

En esta etapa la canina suele tomar mucha agua, por lo que sus amos deben estar atentos cuando ella quiera orinar, pues suele alterarse.

Granados subrayó que se debe evitar darles alguna medicina si estos no son avalados antes por un veterinario.

Al tocar el abdomen de tu amiga, es probable que esta esté más rancia al contacto físico sobre todo por esa zona.

Cuidados
Una perra preñada debe seguir una dieta equilibrada tratando de no modificar su peso sobre todo durante sus primeras seis semanas.

Granados aconseja no aumentar la comida.

“Durante 30 días la perrita debe tomar su calcio por cuatro meses (dos en la gestación y dos después del parto), para que pueda tener un proceso más saludable”, dijo.

Subrayó que a los 45 días se debe realizar una pelvimetría, tomar las medidas de la cabezita del cachorro con el canal del parto pelvis de la canina, esto para observar si puede dar a luz correctamente.

Manifestó que al tener la fecha de parto de tu perra se debe tomar la temperatura una semana más cerca del día, pues cuando va a dar a luz los grados bajan a 36 o hasta menos, lo que sirve como una guía para verificar el parto.

Tips

La veterinario Marielba Granados aseguró que las caninas no deben ser desparasitadas durante su embarazo, debido a que puede causar deformidad o aborto, por lo que se recomienda hacer este proceso unos 15 o 20 días luego del parto. Agregó que también deben ser sometidas a exámenes de sangre para conocer el estado de su hemoglobina.

Publicidad!