Diciembre será un mes complicado para los vendedores de la Zona Centro debido al severo desabastecimiento de rubros y a las trabas para reponer inventarios


Bajas ventas en este período encendieron las señales de alerta entre comerciantes de la Zona Centro. M. Belisario
Bajas ventas en este período encendieron las señales de alerta entre comerciantes de la Zona Centro. M. Belisario

Hasta en un 30 por ciento se han reducido los niveles de ventas diarias entre numerosos comerciantes asentados en los seis municipios de la Zona Centro durante este cuarto trimestre de 2014, debido, en buena parte a las frecuentes restricciones para reponer inventarios y el severo desabastecimiento de diversos rubros.

Según datos aportados por directivos de Fedecámaras en esta región, a tales irregularidades también se ha debido agregar el escaso poder adquisitivo de los compradores, cuyos ingresos reales suelen ser impactados negativamente por la elevada tasa inflacionaria registradas en los mercados venezolanos.

“Semejantes distorsiones de la realidad económica han traído graves consecuencias para el sector terciario, al limitar el acceso al 100 por ciento de los bienes y servicios comercializados actualmente en el país, en especial alimentos, repuestos automotrices, materiales para la construcción, medicinas y electrónicos”, enfatizó el vocero empresarial José Aguilar Natera.

Paralización “Todo ello ha generado una alarmante paralización en los niveles de crecimiento comercial tanto de la subregión como de todo el estado Anzoátegui, e incluso de la misma nación, pues al no contarse con existencias es poco lo que se puede ofrecer al comprador”, resaltó el directivo de Fedecámaras tras aseverar que “de cada diez potenciales clientes, al menos tres salen con las manos vacías de los establecimientos, mientras el resto apenas si compra algo”.

Aguilar Natera señaló además que “producto de este nefasto panorama, los niveles de desempleo aumentaron entre un 12 y un 15 por ciento, pues muchos gerentes se han visto en la imperiosa necesidad de reducir puestos de trabajo para evitar afrontar una mayor pérdida de sus ingresos”.

El integrante del ente gremial afirmó además que “diciembre se avizora como un mes complicado, ya que buena parte de los vendedores ofrecen lo poco que tienen en sus estantes sin una plena garantía de reposición a corto plazo”.

“Se esperan nuevos incrementos en los costos al público, pues quienes logren obtener cualquier tipo de mercadería, deberán realizar ajustes para obtener una ganancia”, dijo.

Aguilar Natera enfatizó que “de no aplicarse medidas urgentes que garanticen el abastecimiento, las ventas seguirán cayendo drásticamente en los próximos meses”.

Plena capacidad
José Aguilar Natera, considera necesario retomar el diálogo entre el sector empresarial y el Gobierno a los fines de establecer acciones para la reactivación del aparato productivo venezolano. “Sólo de esta forma se estará en plena capacidad de lograr reglas de juego claras, donde se eliminen vicios y sobre todo se aparte el esquema populista del área económica”.

Alberto José Borjas
[email protected]