Publicidad!

Las pólizas de seguros no cubren padecimientos de demencia. En el sector público hay solo dos hospitales (Barcelona  y El Tigre) que ofrecen unidad de psiquiatría 


Una complicación médica en su primer embarazo dejó con trastornos mentales a Milagro Gómez a la edad de 24 años. Hoy, dos décadas después, su vida depende de medicamentos que controlan su forma de pensar, sentir y actuar.

Milagros Gómez lloraba en la reja de la Unidad de Psiquiatría del hospital Luis Razetti  el pasado lunes. Sufre de esquizofrenia. Anny Misel
Milagros Gómez lloraba en la reja de la Unidad de Psiquiatría del hospital Luis Razetti
el pasado lunes. Sufre de esquizofrenia. Anny Misel

Y es que Milagro forma parte del 1% (52 millones de personas) de la población mundial que sufre de esquizofrenia. Su demencia se ha agudizado por la falta de antidepresivos y ansiolíticos. El pasado lunes estaba en la entrada de la Unidad de Psiquiatría del hospital Luis Razetti de Barcelona.

Su madre y hermano angustiados subieron al piso 8 del nosocomio barcelonés -sin indicación médica- para que le colocaran una “cura de sueño”. Tenía más de una semana sin dormir. Ojos hinchados y perdidos, caminar lento y un gesto de desesperación eran pruebas suficientes para recluir a la mujer, sin embargo no había cama.

La red pública estadal cuenta con 50 camas de hospitalización para estos enfermos: en el servicio de Psiquiatría del Razetti hay 10, mientras que en El Tigre en el hospital general Felipe Guevara Rojas existen cinco y en el Centro para la Atención de la Salud Mental (Cepasan) hay capacidad para 35.

El panorama en el sector privado es más crítico. En las clínicas no ingresan enfermos de salud mental. Las pólizas no aseguran a las personas dementes, así lo explicó el psiquiatra, Jhonny Turner, quien estima que el 15% de la población sufre en algún momento de su vida de trastornos mentales, de acuerdo a las cifras de la Organización Mundial de la Salud.

El Dr. Turner  asegura que otro de los graves déficits de la Psiquiatría es la ausencia de programas de intervención precoz. Víctor Pinto
El Dr. Turner asegura que otro de los graves déficits de la Psiquiatría es la ausencia de programas de intervención precoz. Víctor Pinto

En Anzoátegui según el Instituto Nacional de Estadísticas para 2015 habría 1.768.329 habitantes, de los cuales el 15% (265.249) de la población sufre patologías psiquiátricas, el 5% son crónicos (13.262).

A juicio de Turner algunas de estas personas recaen y se rehospitalizan ante la escasez de fármacos. Tal como le pasó a Milagro Gómez, quien “volvió a recaer porque no conseguimos Sinogan de 25 miligramos. Las únicas que obtenemos son de 1 miligramo y no le hacen nada” confesó Francisca Moreno de Gómez (77), quien ha lidiado con su hija desde que comenzó la enfermedad.

Crisis

Moreno fue operada de cáncer de seno hace cinco años y sufre de osteoporosis. “No puedo quedarme toda la noche parada a esperar que desocupen una cama de emergencia del Razetti e ingresen a mi hija. Está sufriendo. Mira como llora” explicaba a una Jefa de Enfermería de la Unidad de Psiquiatría del centro de salud.

“Sabemos del caso. Ella ha estado aquí varias veces. La ingresaremos el jueves (5 de marzo)” les explicó de forma muy amable la enfermera. “Quédate tranquila Milagros. Intenta dormir. No tienes que llorar” expresó cariñosamente a la paciente. Cabizbajos los familiares y Milagros caminaron hacia las escaleras para devolverse a su casa en la urbanización Chuparín, de Puerto La Cruz, sin una solución.

Elías Gómez, hermano de la enferma, sentenció que volverían al hospital. Relató que están desesperados porque la escasez de medicinas ha hecho que su pariente recaiga. “Habla incoherencias. No duerme. Tenemos que tener las puertas bajo llave porque quiere caminar. Esto tiene preocupada a toda la familia” decía mientras señalaba a su madre, quien consolaba a Milagros y le repetía: “tienes que dormir para que te sientas mejor”.

Casos como este, se repiten a diario en los centros de salud del estado Anzoátegui por falta de camas, pero cuando se trata de una persona consciente puede esperar, mientras que los afectados con la condición de Milagros no entienden del colapso de hospitales y la escasez de medicinas.

Así coincide el Dr. Turner, quien explicó que el sector de salud mental está en el olvido. Para muestra precisó que la vigilancia epidemiológica en enfermedades mentales en Venezuela se realizó y publicó hasta el año 1993.

El especialista se interesa por la investigación y es apasionado por su carrera. Recordó que la Ley de Protección y Atención Integral a las personas con Trastornos Mentales reposa en la AN desde 2007 y el gasto del gobierno en el área equivale al 5% del total del presupuesto de salud del país.

Casos

Nayeliset Rojas tiene dos semanas hospitalizada en la unidad de Psiquiatría del hospital Luis Razetti de Barcelona. Sufre de esquizofrenia desde hace 19 años. Su madre Maritza Rojas tuvo que pagar un carro expreso desde Clarines, lugar donde viven, hasta Barcelona, pues su pariente se complicó por falta de medicamentos. En el municipio Bruzual no existe atención médica psiquiátrica.

“Somos muy pobres. Los medicamentos no se consiguen y otros son muy caros” relataba su madre. Una de las pastillas que toma Nayeliset para controlar su insomnio es: Sinogan, pero no lo adquiere desde hace un mes. Esta situación ocasionó su recaída.

Los psicotrópicos están incluidos en la lista de medicamentos esenciales de Venezuela desde la década de los años 80, pero la adquisición y distribución siempre han estado sometidas a limitaciones económicas. Farmaceutas de Anzoátegui aseguran que todas las pastillas son importadas.

Héctor Malavé, quien está encargado de una farmacia en Puerto La Cruz, especificó que ningún laboratorio trabaja a pérdidas. “El Gobierno tiene una serie de medicinas reguladas y los costos de producción son mayores a lo que cuesta producirlas, por eso los laboratorios simplemente dejan de hacerlas” criticó.

Habitantes recorren 10 farmacias y no consiguen lo que buscan. Anny Misel
Habitantes recorren 10 farmacias y no consiguen lo que buscan. Anny Misel

Ejemplificó que hay otros que son sumamente costosos. La olamzapina (Zipretza) cuesta mil bolívares y traen 20 pastillas. En el tratamiento mensual pueden gastar 4 mil bolívares.

Viacrucis

Tomás Guaregua recorrió 15 farmacias de la zona norte para conseguir los medicamentos que toma su esposa Rosa Jaramillo, quien sufre de los nervios. Aseguró que desde hace dos años “le echa pata” para conseguir los fármacos Valcote ER y Comenter.

El Sinogan no se consigue en farmacias de la zona norte de Anzoátegui.   Anny Misel
El Sinogan no se consigue en farmacias de la zona norte de Anzoátegui. Anny Misel

Samuel Martínez vive la misma odisea que Guaregua, para obtener los medicamentos que controlan la epilepsia de su padre. Denunció que ha tenido que cambiar el Valcote ER por Valcote normal, pero no le ha caído bien a su progenitor. “No duerme, tiene pesadez en la cabeza y pasa el día débil” así describe la reacción que causa el cambio de medicamento a su familiar.

Estos testimonios se repitieron en las farmacias visitadas por el equipo de El Norte. Según los encargados de las ventas hay escasez de antipsicóticos como: Zyprexa (olanzapina), Tegretol (carbamazepina) y Akineton.

Urgencia

En el país existen 11 hospitales psiquiátricos y 78 centros de atención ambulatoria en psiquiatría, infraestructuras que se quedan pequeñas para atender la demanda. Para muestra Milagros Gómez, no pudo ser recluida el pasado lunes en la Unidad de psiquiatría del Razetti porque no había cama.

En el informe sobre el Sistema de Salud Mental en Venezuela utilizando el Instrumento de Evaluación para Sistemas de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (OMS-IESM), los usuarios atendidos en establecimientos ambulatorios son diagnosticados con trastornos mentales y de conducta por: Uso de sustancias psicoactivas 7%, Esquizofrenia 7%, Trastornos del ánimo y neuróticos 2%, Trastornos de personalidad y conducta de adultos 9%, Otros trastornos 75 %, (tienen que ver con daño orgánico cerebral), en este tópico se incluye el trastorno de la evolución psicológica.

El jefe encargado del servicio de Psiquiatría del hospital general Felipe Guevara Rojas de El Tigre, Henry Barrios, ratificó que se ha acentuado la escasez de algunos fármacos que ayudan al paciente a mantener el debido equilibrio mental. Barrios indicó que se ha vuelto misión imposible ubicar carbamazepina (Tegretol), ácido valproico (Valpron) y lamotrigina (Lamictal). El psiquiatra resaltó que si el enfermo mantiene el tratamiento adecuado, evitará la descompensación y la sucesiva hospitalización.

En la ciudad de El Tigre, en el área pública existe el Centro para la Atención de la Salud Mental (Cepasan) donde hospitalizan a pacientes con patologías psiquiátricas, como esquizofrenia y trastorno bipolar. Ese espacio dispone de una capacidad para 35 enfermos que reciben tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico.

Médicos

No solo la falta de medicinas y camas afecta la salud pública. La formación de especialistas juega un papel fundamental. De acuerdo con cálculos de la Organización Mundial de la Salud, cada país debería tener un psiquiatra por cada 20.000 personas. Pero la estadística no se cumple en Venezuela.

El presidente del Colegio de Médicos en el estado Anzoátegui, Arquímedes Velásquez, asegura que no se ha invertido en formación. La mayoría de los médicos se van en busca de especializaciones en el extranjero. Además, los bajos salarios hace que los especialistas migren a otros países.

Informó que en el estado hace falta 2 mil galenos de todas las especialidades para atender la demanda de pacientes que se registra en centros de salud públicos y privados.

Ante este panorama, los especialistas en psiquiatría recomendaron superar cinco obstáculos para que aumente la disponibilidad de servicios de salud mental: la no inclusión de la atención de salud mental en los programas de salud pública y las consiguientes consecuencias desde el punto de vista de la financiación; la actual organización de los servicios de salud mental; la falta de integración de la salud mental en la atención primaria; la escasez de recursos humanos para la atención de salud mental; y la falta de iniciativa en el terreno de la salud.

El especialista en Psquiatría, Jhonny Turner, quien se ha preocupado por la investigación, agregó que todavía hay muchas áreas que no han sido atendidas, entre ellas, los programas de prevención precoz.

El término salud mental está ausente de la Memoria y Cuenta del año 2013, del Plan Nacional de Salud 2014-2019 y de la Ley de Presupuesto Nacional del año 2014. En Venezuela no se construyen hospitales psiquiátricos o centros ambulatorios desde hace 60 años.

Más visitas

El experto en Psiquiatría en la entidad, Dr. Jhonny Turner, asegura que la mayoría de las consultas en adultos son por farmacodependencia, alcoholismo, ansiedad, depresión, trastornos de pánico, esquizofrenia y alzheimer, mientras que en los niños son por autismo.

El panorama en pocos datos
  • En el país existen 11 hospitales psiquiátricos y 78 centros de atención ambulatoria en psiquiatría.
  • En el hospital de El Tigre existen cinco camas de hospitalización.
  • En las clínicas privadas no ingresan enfermos psiquiátricos
  • No hay pólizas para asegurar dementes.
  • Ley de Protección  reposa en la AN desde 2007.
  • Una consulta psiquiátrica está entre Bs 800 y 1.700.
  • Pacientes con trastornos de bipolaridad reciben G02 en sus casas. No hay camas en hospitales.

Naylett Leonett
[email protected]

 

Publicidad!