Con más de 117 millones de bolívares provenientes de la recaudación de impuestos municipales, el alcalde de Lechería, Gustavo Marcano, anunció ajustes salariales de 20% (marzo) y 30% (mayo), decretados por el gobierno central en 2016, además del incremento del bono alimentación actualizado a Bs. 63.720, desde el 1° de noviembre.

“Para nosotros la prioridad es la estabilidad laboral de nuestros trabajadores, por ello en vez de invertir en obras preferimos asumir con dinero de la recaudación las deudas que el gobierno central ha acumulado con cuatro aumentos salariales durante 2016”, explicó Marcano.

El burgomaestre dio a conocer la información durante asambleas realizadas con los funcionarios de la Policía Municipal de Urbaneja y trabajadores de las distintas dependencias adscritas al gobierno local, acotó que aún el Ejecutivo nacional mantiene una deuda superior a Bs. 528 millones, lo que ha entorpecido la elaboración del presupuesto para el año próximo.

Año difícil

“En 2017 será insostenible e inviable poder asumir las deudas que genera el gobierno central con cada aumento de sueldo, hemos tenido retrasos en la elaboración del presupuesto por esta situación, tenemos muy comprometidos los recursos con el pago de nómina, sin duda alguna el año próximo será mucho más difícil”, aseveró.

Argumentó que 2016 ha sido un año muy duro en materia financiera, por lo que han tenido que gerenciar la crisis tomando decisiones que ayuden a los trabajadores a sobrellevar la gran inflación generada por las pésimas políticas del gobierno nacional.

Redacción
[email protected]