Publicidad!

Atravesar la carretera que lleva desde San Joaquín en el municipio Anaco hasta Cantaura, en Freites, requiere de paciencia y sobre todo mucha pericia por parte de numerosos conductores, quienes desde hace ya varios años deben hacer frente a las graves fallas que presenta esta vía de la zona centro.

Los usuarios alegan que el trecho de unos 22 kilómetros presenta grandes huecos, desprendimiento de la carpeta asfáltica, hombrillos convertidos en vertederos de basura a cielo abierto, abundante maleza y el socavamiento de un puente localizado en las inmediaciones del Parcelamiento San Joaquín, afectando con ello a decenas de familias campesinas.

“Para colmo de males, ese eje carretero se ha convertido en una verdadera guillotina, debido a la ausencia de señalización y alumbrado, razón por la que muchos choferes prefieren desviarse por Anaco para evitar un accidente”, señaló el agricultor Carmelo Antillano.

El informante detalló que “las recientes lluvias caídas en esta zona agravaron aún más las condiciones de dicha pista, la cual podría colapsar de un momento a causa de los graves desperfectos observados tanto en la pasarela como en tres alcantarillas”.

Carlos Alberto Pirela
[email protected]

Redacción El Norte
Publicidad!