Desde hace más de seis meses los habitantes de la comunidad de Inavi en El Tigre viven con una laguna de aguas cloacales, que inunda algunas viviendas, obligando a sus residentes a saltar sobre bloques y agua sucia.

Son más de 200 casas afectadas por la paralización de la estación de bombeo, además de la obstrucción de las tuberías por desechos sólidos, que origina que las aguas negras broten por las bocas de visita, las tuberías y pocetas de las viviendas.

Ayer el personal de Hidrocaribe se encontraba reparando la falla, sin embargo, el vecino Pedro Zambrano explicó que constantemente una comisión del ente va pero no solucionan definitivamente el problema.

Contó que la estación de bombeo contaba con dos equipos para dejar en funcionamiento uno, mientras el otro se dejaba en reposo, pero desde hace 10 años se llevaron una de las bombas y no hicieron la reposición, lo que ahora también afecta al sector El Chaparral, donde los habitantes no usan el agua de los grifos por estar contaminadas con aguas servidas.

Jesús Casanova, vocero del consejo comunal, aseguró que la bomba que se instaló es un equipo nuevo. Aunque admitió que no se había instalado anteriormente porque “tenía un pequeño desperfecto”, confió en su funcionamiento.

Mary Ann Brito
[email protected]