Publicidad!

Depresión, gran aumento o pérdida de peso, debilidad en el cabello y uñas, así como inflamación en la zona del cuello y cambio de humor, son algunos de los síntomas que genera este mal entre sus pacientes

Según un informe publicado durante el último trimestre de 2016, a escala mundial hay más de 300 millones de personas con problemas de tiroides.

Aunque según la información se estima que más de la mitad de las personas no son conscientes de la condición que padecen y ni de las consecuencias que podrían traer a su estado de salud.

La glándula tiroides produce y almacena las hormonas tiroideas y las libera en la sangre, regulando el metabolismo corporal. Son un órgano pequeño, pero con impacto.

Estas hormonas son esenciales para el funcionamiento de todos los tejidos y órganos.

Expertos en la salud aseguran que la deficiencia o la producción excesiva de yodo en el organismo traen como resultados afecciones en la pequeña glándula tiroides.
Jesús González, médico general agregó que de esta no funcionar de la forma correcta puede ocasionar diversos malestares.

Entre los padecimientos que son originados por las alteraciones del hipo e hipertiroidismo se destacan la depresión, pérdida o aumento de peso, caída del cabello y debilidad en las uñas, así como la inflamación en la zona del cuello (bocio).

González agrega que estas dos enfermedades afectan de manera más directa a las mujeres, debido a que se origina principalmente por factores hereditarios.

Las mujeres son las más afectadas con esta enfermedad. Cortesía

Tipos
– Hipotiroidismo primario: la glándula no logra funcionar de forma correcta y puede aparecer bocio, que es el aumento anormal de la misma.

– Hipotiroidismo secundario: la glándula no presenta problemas, pero la hipófisis no logra producir las hormonas estimuladoras de la tiroides, lo que supone que esta no produzca hormonas.

– Hipotiroidismo terciario: afecta al hipotálamo, una región del cerebro que se encarga de la conducta que deja de producir una hormona llamada tirotropina.

Esta hormona es la que estimula la hipófisis, que al no producirse provoca una reacción en cadena que anula tanto la hipófisis como a la glándula tiroidea.

Síntomas
Especialistas aseguran que los síntomas de la enfermedad varían según la personas, pero se pueden confundir comúnmente con otras situaciones como el embarazo, la menopausia o depresión, por lo que se recomienda consultar con su médico.

– Los pacientes que padecen de hipotiroidismo suelen presentar somnolencia, fatiga, debilidad, mala memoria, intolerancia al frío, aumento de peso o dificultad para adelgazar, depresión, problemas de fertilidad, estreñimiento, cabellos y uñas quebradizos, menstruación anormales, piel seca, así como dolor articular o muscular.

– González agregó las diversas complicaciones a largo plazo por parte del hipotiroidismo incluyen una frecuencia cardiaca tan lenta que puede llegar a causar coma en el paciente.

Esta indisposición también causa elevación de colesterol y el aumento de presión diastólica, dos factores de riesgo significativos para enfermedades cardiacas y la arteriosclerosis, infertilidad y el Alzheimer.

– El hipertiroidismo no tratado puede provocar desde una arritmia cardiaca, los ritmos irregulares de las contracciones del músculo cardiaco, hasta ataques al corazón.

En mujeres posmenopáusicas, se puede aumentar mucho el riesgo de presentar osteoporosis y las fracturas óseas.

El médico general afirma que el hipertiroidismo en el embarazo puede llegar a ser grave hasta el punto de provocar problemas como el aborto espontáneo, el retraso del crecimiento del bebé en el útero, el adelanto del trabajo de parto y la incidencia de un parto prematuro.

De ahí la importancia de un pronto diagnóstico.

A pesar de que los síntomas del hipotiroidismo son muy variados y a veces engañosos, el diagnóstico se puede confirmar mediante un sencillo análisis de sangre que comprueba los niveles de hormona tiroidea en su sangre.

Tratamiento
El medicamento recomendado para el paciente dependerá de la gravedad con la que se detecte el hipotiroides, así como la edad del afectado y la posible existencia de otras enfermedades.

Especialistas médicos añaden generalmente se usa tratamientos con levotiroxina, que se administra por vía oral en forma de pastilla.

La levotiroxina repone el nivel de hormonas que por lo general el paciente debería tener, por lo que la dosis de su uso variará entre las personas afectadas.

Posteriormente, el paciente debe someterse a revisiones cada dos o tres meses durante el comienzo del tratamiento para comprobar su nivel de hormonas.

Diagnóstico

A través de un análisis de sangre para medir el nivel de la hormona estimuladora de la tiroides, llamada TSH, y de tiroxina. Igualmente, se hacen exámenes para comprobar los niveles de colesterol, del conteo sanguíneo (hemograma), de enzimas hepáticas, de prolactina y de sodio. En los casos en que se produzca el hipotiroidismo a causa del bocio, se lleva a cabo una ecografía tiroidea.

Foto de E. Marval
Elizaira Marval

[email protected]
Esta periodista anzoatiguense de 23 años es licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad Santa María, núcleo Oriente. Tiene dos años ejerciendo la profesión.

Publicidad!