Al menos 30 personas fueron asesinadas en el estado mexicano de Guerrero, tras dos días de violencia atribuida por el Gobierno estatal a pugna entre grupos criminales.

Pese a esta cifra el Gobierno federal afirmó que los crímenes van a la baja.

El portavoz de seguridad del estado, Alberto Álvarez, dijo que “existe en estos momentos un enfrentamiento entre los grupos delictivos por el control del territorio”, que en su mayoría es “utilizado para la siembra y trasiego de amapola”.

“De la amapola se obtiene la heroína y esta se convirtió en un boom en las calles de algunas ciudades importantes de Estados Unidos. Esto ha generado un enfrentamiento directo entre las bandas”, apundó.

La disputa se da sobre todo en Chilapa, Tixtla y Zitlala entre los grupos criminales denominados los Ardillos y los Rojos.

“Todos los días se libra una lucha constante contra el crimen”, dijo el vocero, quien recordó que hace unos días llegaron a Guerrero “varios cientos de policías federales para fortalecer la seguridad” en diversas zonas del estado.

Redacción
[email protected]