Los epidemiólogos zulianos Elia Sánchez y Alejandro Rísquez señalaron que una de las maneras de prevenir la difteria era con la vacunación temprana en niños de la pentavalente y adultos cada 10 años como manera de prevenir la propagación de la enfermedad, reseña Panorama.

“La vacuna triplebacteriana clásica que previene la enfermedad. El hombre es el portador natural del ‘corynebacterium’, si dejamos de vacunar a los niños, ni tampoco los adultos están cumpliendo con las dosis que se debe aplicar cada 10 años entonces dejamos a una población susceptible y vulnerable”, dijo Sánchez, presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología.

“Hay que garantizar que cada niño esté vacunado con la pentavalente, al menos 5 veces. En todos los ambulatorios del país deben estar esas vacunas y el Estado debe garantizar el abastecimiento de  esas vacunas, desafortunadamente no se ha logrado vacunar a toda la población y por eso es que tenemos un brote que tenía más 20 años sin aparecer”, recalcó el epidemiólogo y pediatra Alejandro Rísquez.

La difteria es una infección bacteriana que afecta la nariz, garganta y laringe.

Según Sánchez: “La difteria nasal comienza con un resfriado común, tiene una secreción clarita al principio, que se va haciendo más densa y se hace hemorrágica. Lo característico y serio de la enfermedad es la producción de la pseudomembrana que son difíciles de eliminar, porque están tan adheridas que producen un sangramiento muy importante, distinto a una amigdalitis”.

Agregó: “Esta bacteria produce una toxina que cuando se fija a los tejidos ya no se puede remover y esa toxina está expresamente formada en estas membranas que se van formando y van obstruyendo la vía, la característica es un gran cuadro inflamatorio”.

Redacción