El alcalde de Píritu, Fabio Canache, admitió que el índice delictivo ha aumentado en esa jurisdicción, pero justificó la situación debido a que el presupuesto local es insuficiente para comprar insumos para un grupo de resguardo

Una segunda oportunidad le dio la colectividad a Fabio Canache de ser alcalde del municipio Píritu, en la zona oeste de Anzoátegui.

Tomó las riendas de la jurisdicción y a dos años de mandato admitió, en entrevista con El Norte, las fallas que no pudo resolver durante 2015.

Su argumento, según señaló, es que fue insuficiente el situado constitucional aprobado por el Gobierno nacional para este año.

Espera poder llevar a la realidad en 2016 los planes y obras pendientes por ejecutar.

– En los últimos meses se ha evidenciado un incremento en la violencia y la delincuencia en el municipio Píritu. ¿Qué ha hecho Fabio Canache al respecto?

– Aunque he intentado frenar la violencia y la delincuencia en el último semestre de 2015, admito que no he podido. El índice delictivo aumentó en Píritu y una de sus razones primordiales es que no contamos con una policía en la ciudad para que le brinde seguridad a los residentes.

– Pero tienen prevista la creación de un cuerpo de seguridad. ¿Es económicamente viable?

– Ese es uno de nuestros mayores proyectos por ejecutar. Sin embargo, exige mucho dinero para la adquisición de insumos y todo el pueblo está consciente de que el situado constitucional que le otorga el Gobierno nacional a la Alcaldía de Píritu es insuficiente. Los recursos no me dan. Es muy costoso crear un cuerpo policial para el municipio Píritu.

– ¿El presupuesto obtenido este año, entre situado constitucional e ingresos propios, fue suficiente? ¿Cuánto recibió para 2016?

– Este año, entre situado e ingresos propios obtuvimos un total de 42 millones de bolívares que, valga la acotación, no alcanzó para ejecutar los planes que teníamos previstos y por eso tuvimos que trabajar con las uñas. Para el año que viene esperamos un promedio de más de 100 millones bolívares para cubrir lo que podamos.

– De las obras propuestas para este año ¿cuáles fueron ejecutadas?

– Se logró la construcción de los pozos para las zonas rurales de Pirital y Guayabal, los cuales benefician a más de mil personas. Además, asfaltamos algunos tramos de comunidades como El Tejar, Nuevo Píritu, San Antonio, Pozo Hondo. Incluimos una ambulancia para el hospital de Capachal y otorgamos siete redes de electrificación a diferentes sectores. Las comunidades más beneficiadas, cabe resaltar, fueron las de la zona rural en el municipio.

– ¿Logró cumplir con la construcción de viviendas desde el ayuntamiento?

– Lamentablemente no se cumplió ninguna porque incrementó mucho el costo de la obra y el dinero no alcanzó.

– El agua siempre ha sido uno de los problemas graves que enfrenta el municipio. ¿Cree poder resolver para 2016 todas esas fallas hídricas?

– El problema de agua es muy difícil de resolver en tan corto tiempo, pero entre los planes a futuro tenemos la construcción del pozo de Capachal, que surtirá del líquido a un gran número de personas. Esos proyectos los ejecutaremos con o sin recursos propios.

– ¿Prevé ampliar el cementerio municipal? Porque le queda poco espacio.

– Esa es otra meta que esperamos ejecutar para el próximo año, porque la ampliación que le hicimos solo alcanzará para un año más de entierros. También esperamos construir una funeraria y un mercado municipal porque las personas del pueblo se ven en la necesidad de ir a comprar en el centro de expendios del municipio Peñalver.

– ¿Cuáles fueron las debilidades que tuvieron en este año?

– La primera es no poder contar con recursos necesarios para brindarle al pueblo todo lo que necesita. Además, los organismos con competencia en servicios públicos no cumplieron con las expectativas y por ello las personas recurrieron a nosotros para que les diéramos soluciones a sus problemas.

– Hace cuatro meses reflejaba su preocupación por el índice de pobreza en el municipio, el cual no ha podido bajar. ¿La situación sigue igual?

– La pobreza en la jurisdicción, lamentablemente está peor, debido -principalmente- a la inflación y a la escasez que se vive, no solo en el estado sino a nivel nacional. A las personas se les hace difícil conseguir los alimentos y el dinero no les alcanza. Por eso hay tanta pobreza.

– ¿Piensa usted que debería continuar en el cargo? ¿Por qué?

– Sí debería continuar porque he podido administrar esta ciudad a pesar de que en estos dos primeros años he atravesado por muchísima crisis presupuestaria, pero tengo fe de que en la otra mitad de mi gestión aumenten los ingresos para poder ejecutar nuevas obras en beneficio del pueblo.

– ¿Prevé mantener buenas relaciones con sus alcaldes vecinos de Clarines y Puerto Píritu?

– Gracias a Dios conversamos siempre y nos mantenemos unidos en “pro” de los ciudadanos. Estamos trabajando entre los tres para la construcción del vertedero del municipio Bruzual.

– ¿Cómo se prepara para gobernar en 2016?

– Tengo fe y esperanza de que tendré ingresos para ejecutar proyectos macro, otorgarle empleo al sector agrícola y arreglar la electricidad de la zona rural.

Patricia Aponte/ECS
patricia.aponte@elnorte.com.ve