Publicidad!

Los residentes de la urbanización Guaraguao en Puerto La Cruz, celebraron un inusual cumpleaños en octubre pasado pero con la esperanza de que fuese el último.

Carmen Mata, habitante de la calle 9 del referido sector, comentó que la “celebración” fue a propósito de cumplirse un año de que las calles de la comunidad se deterioraron.

“Estos cráteres se formaron por el constante bote de aguas blancas. Pensamos que lo podían solucionar, pero llegó 2017 y seguimos así”, lamentó Mata.

Contó que debido al problema, las casas de su calle, además de las de las calles 2 y 4, tienen deficiencias en el suministro de agua potable.

“Nosotros pagamos los recibos a tiempo pero nos llega muy poca. Es una lástima que toda esa agua se pierda a diario”, se quejó Mata.

Calles más abajo, en la 14, la señora Virgina García aseguró que por esa zona el agua no llega a las tuberías por el mismo problema del bote.

Manifestó que la situación ha sido así durante el último año y señaló que han visitado la Gobernación del estado Anzoátegui, además de la alcaldía y las oficinas de Hidrocaribe para pedir asistencia.

“Nada pasa. Hemos quedado en el completo abandono de las autoridades y nos hemos tenido que adaptar a esta situación de precariedad”, destacó García.

Más quejas
Y es que en la urbanización Guaraguao el problema del agua potable no es lo único que angustia a sus residentes.

La falta de electrificación, la inseguridad y la deficiencia en el servicio de aseo urbano se suman a la lista de males que los mortifican.

El señor Enio Castañeda dijo que después de las 6:00 p.m es un riesgo andar por las calles de la comunidad.

“Todo está súper oscuro y andas a la buena de Dios. El escenario se ha prestado para robos a cada rato”, atestiguó.

 

Paúl Rivas González
[email protected]

Publicidad!