Estas molestias físicas pueden causar gran sensibilidad en los tejidos blandos, así como involucrar tendones, ligamentos y fascia

Exceso de cansancio, ejercicio intenso, estrés, gripe o mala postura son los principales causantes de dolores musculares.

Según especialistas, aunque estas dolencias no son graves, puede causar gran incomodidad y afectar el bienestar de quien lo padece.

Los dolores musculares pueden involucrar ligamentos, tendones y la fascia, esta molestia comienza durante o después de una actividad física.

Una de las causas más comunes de dolores y molestias musculares es la fibromialgia, una afección que genera sensibilidad en los tejidos blandos circundantes y músculos.

Esto trae como consecuencia los dolores de cabeza, dificultades para dormir y fatiga.

Especialistas afirman que estas molestias pueden sanare de manera efectiva con la regeneración del musculo, pues existen tratamientos para tranquilizar los síntomas de esos dolores.

Cortesía

Causas
Según los expertos en la salud entre los motivos más comunes de malestares y dolores musculares se destacan:
• Lesión o trauma e incluso los esguinces y distensión muscular.
• Sobrecarga: usar demasiado el músculo, de manera muy rápida sin calentamiento o con una excesiva frecuencia.
• Tensión o estrés.
• El uso de medicamentos para ayudar a bajar la presión arterial, la cocaína y estatinas para disminuir el colesterol
• Dermatomiositis.
• Desequilibrios electrolíticos como en el caso de muy poco calcio o potasio.
• Fibromialgia.
• Lupus.
• Polimialgia reumática.
• Polimiositis.
• Rabdomiólisis.

Tratamientos
Entres los medicamentos para disminuir los dolores musculares se destacan técnica que pueden ser utilizadas con productos naturales como:
Masajes con aceites: recibir una frotación en la zona afectada con el uso de aceites esenciales será muy efectivo para el dolor.
Se recomienda mezclar aceite de almendras, de canela o jengibre, pues son más efectivas para aliviar las tensiones musculares, sobre todo después de ejercicios intensos o las posturas incómodas.
Otra buena opción es masajear donde desees con pimienta molida y aceite de sésamo.
Agua caliente: el contacto con temperaturas altas durante unos minutos ayuda a liberar la tensión del músculo.
Aunque se debe tener cuidado ya que el calor si aporta alivio pero también dilata los vasos sanguíneos y aumenta el flujo circulatorio, lo que podría causar mayor hinchazón y dolor en la zona afectada.
Hielo: Si el dolor es muy fuerte aplicar hielo en el área te ayudará a desinflamar y relajar los músculos.
Ejercicios de elongación: si tu cuerpo está muy tenso reactívalo con estiramientos o una caminata tranquila. Esto repondrá el estado de los músculos doloridos.
Sin embargo, debes asegurarte antes de que no estés lesionada.
Vinagre de manzana: Si tu dolor se debe a tensión o cansancio, necesitarás discernir el músculo; prepara un baño de inmersión con agua tibia y vinagre de manzana.
Duerme: debes descansar; trata de dormir de siete a ocho horas durante la noche para que tu cuerpo se recupere.
Si vas hacer ejercicio debes tomar en cuenta los siguientes pasos disminuir el riesgo de tener dolores musculares:
• Estírese antes y después de hacer ejercicio.
• Caliente antes del ejercicio y permita que los músculos se enfríen después de la actividad física.
• Beba muchos líquidos antes, durante y después del ejercicio.
• Si trabaja en la misma posición, la mayor parte del día (como estar sentado frente a una computadora), estírese al menos cada hora.

Cuidados en casa

Cuando se presenta dolor muscular debido a la sobrecarga o lesión, descanse la parte afectada del cuerpo y tome paracetamol o ibuprofeno. Aplique hielo dentro de las primeras 24 a 72 horas posteriores a la lesión para reducir así la inflamación y el dolor.

Después de esto, la aplicación de calor a menudo se siente que ofrece más alivio. Los ejercicios de estiramiento suaves después de un período de descanso largo también son útiles.