“Estudiantes usan baños y salones clausurados para experimentar”


Son alarmantes los casos de intercambios sexuales entre estudiantes y adultos, pero lo que es aún más alarmante es que estos casos se estén dando dentro de los mismos planteles educativos, donde se supone debería promoverse la educación sexual, riesgos y consecuencias”, aseguró la secretaria regional de Bienestar Social del Sindicato Venezolano de Maestros (Sinvema).

La representante del gremio docente explicó que desde hace dos años se viene alertando esta situación, la cual se ha profundizado con la crisis económica a la que se enfrenta el país.

Destacó que entre los factores que inciden se cuenta la ausencia de personal de vigilancia, especialmente en escuelas y liceos con un amplio espacio físico, así como la clausura de baños y cierre de salones, en los que los estudiantes entran a “jugar”.

Según Marín, también hay liceos en los que por no contar con un cerco perimetral definido, personas ajenas al plantel incursionan y comienzan a captar jovencitas para que ejecuten “favores sexuales” a cambio de una recompensa. Acotó que esto también se presta para captar a “narcomulas”.

Marín comentó que la mayoría de estos casos se da hacia la parte alta del municipio Sotillo.
Representantes gremiales han advertido en otras ocasiones, que hay liceos del casco central de Puerto La Cruz donde hay bandas organizadas dedicadas a la trata de blancas, especialmente de cuarto y quinto año de bachillerato.

Marín instó a los Consejos Municipales de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (Cmdnna), direcciones de Educación y al Ejecutivo regional, a coordinar estrategias especiales para atacar este flagelo.

La secretaria de Bienestar Social de Sinvema sostuvo que son alarmantes los niveles de prostitución infantil, tanto a las afueras de los planteles como en establecimientos públicos, aunque no se atrevió a dar cifras.

Indicó que una muestra de ello es la cantidad de niños y jóvenes que han desertado de las aulas para buscar ingresos en los mercados municipales, ya sea ofertando productos o vendiendo su cuerpo.

Acotó que hay quienes recurren a estas prácticas para ayudar a sus núcleos familiares en la tarea de llevar alimentos a sus mesas, ante la escasez de alimentos.

Hasta 18 casos de prostitución infantil han contabilizado las autoridades del municipio Sotillo, en el mercado municipal de Puerto La Cruz, esto, según lo dicho por Marwin Cárdenas, vocero de Contraloría del consejo comunal Casco Central 1-B, quien afirmó que el gobierno local ha emprendido trabajos para disminuir los casos.

Yosemarys González
[email protected]