Publicidad!

Francia intentará hacerse con su 10ª Copa Davis, la primera desde 2001, mientras que Suiza solo ha disputado una final (1992) y jamás se ha llevado la Ensaladera de Plata


La final de la Copa Davis que disputarán Francia y Suiza, desde hoy hasta el domingo en Lille, está marcada por una gran incógnita que puede definir no solo el resultado del duelo sino también la moral de ambos equipos: el estado físico del astro suizo Roger Federer para la final.

Federer confesó ayer sentirse mucho mejor de la lesión. AFP
Federer confesó ayer sentirse mucho mejor de la lesión. AFP

El número dos del mundo no se presentó el domingo en la final del Masters de Londres contra el serbio Novak Djokovic por una lesión y desde entonces todo el mundo está pendiente de la espalda del campeón suizo.

En principio jugará, para desgracia de los franceses, y ayer entrenó por segunda vez junto a sus compañeros, Stanislas Wawrinka, cuarto del mundo y el otro gran solista del equipo, Marco Chiudinelli y Michael Lammer, que formarán la pareja de dobles.

Según determinó el sorteo, en su primer partido Federer debería jugar el segundo partido de individuales contra el francés Gael Monfils, 19º de la ATP, después del duelo inicial entre Wawrinka y Jo-Wilfried Tsonga (12º).

No se rinde
“Lo voy a intentar. Estoy impaciente por jugar contra Gael (Monfils)”, declaró Federer tras conocerse los emparejamientos. “Las cosas han salido bien esta mañana. Estoy muy contento de cómo me he sentido. En ese sentido estoy aliviado”, añadió el mejor tenista suizo de todos los tiempos.

El miércoles por la tarde saltó media hora a la cancha de entrenamiento y ayer mostró su mejoría en los 60 minutos en los que estuvo sobre la tierra batida francesa.

Pero su participación sigue sin estar asegurada y su equipo le podría sustituir hasta una hora antes del partido, después de que un médico independiente constate la lesión.

Ante una posible baja de Federer, Wawrinka debería tomar la responsabilidad de guiar a su país a ganar por primera vez el torneo por naciones del tenis.

“He tenido cuatro días para adaptarme a la tierra batida. He hecho todo lo posible por entrenarme bien. Estoy listo para el fin de semana, que va a ser largo. Físicamente estoy bien y es genial que Roger pueda jugar mañana (viernes)”, afirmó el ganador del Abierto de Australia de enero de este año.

Con ventaja
En el bando galo, como era de esperar, Monfils, 19º de la ATP, ha sido elegido por delante de Richard Gasquet (26º) para la primera jornada de individuales, mientras que Tsonga (12º) tenía su puesto asegurado y se medirá a la cuarta raqueta del mundo, Wawrinka.

AFP

Publicidad!