En dos ocasiones el Ministerio Público inspeccionó el Fuerte Chaguaramal (Mir) para corroborar si allí se encontraban las 12 personas desaparecidas y que posteriormente fueron encontrados sus cadáveres en dos fosas asentadas en El Café y Aragüita.

Las inspecciones se dieron entre el 21 y 25 de octubre; es decir, seis días después que los 12 hombres fueran detenidos y encarcelados en una quinta de El Café, población mirandina cerca de Caucagua.

Esa residencia fue acondicionada para la Unidad Especial de Técnicas de Patrullaje que activó el Gobierno en la región de Barlovento el 10 de octubre pasado.

De allí, los 12 fueron trasladados al Fuerte Chaguaramal. Pero en ese establecimiento militar le informaron a la fiscal Eddmysalha Guillén que no habían detenidos, dijeron fuentes del sistema de justicia.

El viernes 25 de noviembre la investigación dio un giro con el testimonio de un  militares quien confesó donde estaban enterrados los cuerpos.

También admitió ante el Cicpc y la Fiscalía que los 12 hombres fueron apresados porque investigaban a los cabecillas de las bandas de secuestradores que azotan el sur de Miranda.

El Ministerio Público maneja la información de que ninguno de los fallecidos presenta prontuario policial.  Una fuente indicó que es probable que nunca  antes hayan estado detenidos.

Ese mismo viernes 25 de noviembre, este militar encargado de enterrar los cadáveres, condujo a las autoridades a una zona boscosa de la carretera Aragüita-Los Alpes, sector Guatopo, municipio Acevedo (Mir) donde había una fosa con 10 de los 12 cuerpos. La otra estaba cerca de El Café.

A raíz de ese primer testimonio, el Ministerio Público entrevista a 10 funcionarios castrenses, quienes presuntamente admitieron su participación en los hechos.

Los 11 militares están presos en la Dirección General de Contrainteligencia Militar.

Redacción web