Rafael Dudamel reconoció el rendimiento de su equipo y que tras la desventaja le pasó factura la descompensación por la altura de Quito (2.850 metros), en la caída 3-0 ante Ecuador en la Eliminatoria Suramericana


El desempeño en la primera hora de partido fue lo más destacable para el seleccionador nacional Rafael Dudamel, luego que Venezuela cayó el martes 3-0 ante Ecuador y regresó al último lugar de la tabla de posiciones en la Eliminatoria Suramericana al Mundial de Rusia 2018.

Con la Vinotinto ya sin opciones clasificatorias, Dudamel encaró el partido con una actitud “muy positiva, viniendo de un buen triunfo”, expresó el entrenador luego de golear 5-0 en casa a Bolivia el jueves.

El estratega reconoció que la altura de Quito (2.850 metros) les pasó factura y resaltó que “(el elenco) respondió en 50 por ciento, porque nos alcanzó para competir”. Añadió que su alineación “desarrolló lo planificado, tal cual lo teníamos previsto (en la primera parte).

Después, desequilibrar con un gol en contra siempre te obliga a ir por más y ahí, cuando debíamos tener ese segundo aire, no pudimos rematar” y le permitió a los meridionales exhibir toda su superioridad física.

Rafael Dudamel se centró en la mitad de mejor desempeño y afirmó que “sin omitir las opciones que tuvo el local, pudimos contar con tres o cuatro ocasiones claras”.

El exportero vinovinto aseguró que “lo hemos vivido una y otra vez, cuando tenemos el resultado a favor todo se presenta más fácil, no cuando lo tenemos en contra, que hay que mantenerse con la suficiente fortaleza mental para seguir trabajando el partido. Así que nos queda tarea pendiente” y argumentó que “dentro de la juventud hay que seguir corrigiendo y solo con trabajo se pueden mejorar estas cosas”.

Con relación al rendimiento de la tropa criolla, el entrenador comentó que “la respuesta física previo al partido había sido muy aceptable y durante el juego físicamente estuvimos bien, el equipo corrió”, pero indicó que “después del 2-0 tomamos decisiones apresuradas, que al rival le permitieron encontrar mucho más espacio y aquí se pagan caro”.

La Vinotinto, que no pudo contar con varios jugadores (Alejandro Guerra, Juan Pablo Añor, Salomón Rondón, Rolf Felstcher y Rómulo Otero) por lesión antes de este duelo, sufrió otro revés en ese aspecto, después que el titular Jacobo Kouffati debió salir temprano (Luis “Cariaco” González) por una molestia.

“(Kouffati) luego del partido en Maturín había terminado cargado de su posterior. Trabajó con normalidad y con cuidado, con las prevenciones necesarias para llegar al juego; pero lastimosamente nos pudo dar solamente 30 minutos”, analizó el entrenador nacional.

Kouffati, quien debutó ante Argentina en Mérida y con tres minutos en cancha se lesionó, tuvo su revancha frente a Bolivia al alinear y marcar el primer gol con la Vinotinto. Pero su felicidad duró poco y reapareció la lesión en Quito, que le permitió estar 36 minutos en acción.

“Hay molestias que solamente ante la exigencia pueden aparecer, ante esta circunstancia tuvimos que hacer un cambio y créeme que si hubiese estado advertido que era un cambio seguro, no lo hubiese alineado. No solamente porque me limita y condiciona el trabajo, sino porque también pienso mucho su salud”, advirtió el seleccionador patrio, quien se mostró satisfecho con el desempeño de los talentos jóvenes que se han ido incorporando a la Vinotinto.

36 minutos estuvo Jacobo Kouffati en cancha, hasta recaer de la lesión que sufrió en su debut con la Vinotinto, el 6 de septiembre en Mérida

2 cambios sufrió la alineación en la doble fecha, ambos por lesión: Rolf Feltscher (Rubert Quijada) y Rómulo Otero (Adalberto Peñaranda).

Eduardo Ceccato García
[email protected]