Publicidad!

Sus tres niveles están compuestos de arte, pero específicamente en la cúpula, donde está ubicada la flor, se exhibe la diversidad geográfica y paisajística venezolana


El estado Lara se caracteriza por ser uno de los lugares en el país que encierra en cada rincón un espacio que resguarda la cultura local.

El Obelisco de Barquisimeto, el monumento natural Loma de León, monumento Del Sol Naciente, el Parque botánico Cardenalito y el Manto de María Divina

Pastora, son algunos de los lugares representativos de este hermoso estado venezolano.

Pero existe uno que destaca por su belleza y significado como lo es el monumento Flor de Venezuela, una fastuosa estructura que se abre al conocimiento del mundo y que engalana los paisajes de esta gran ciudad.

Esta estructura ubicada en el Triángulo del Este de la ciudad de Barquisimeto, es conocida también como la Flor de Hanover, y se encuentra inspirada en las orquídeas y los tepuyes de la Gran Sabana.

Su construcción fue iniciada el año 2006 y dos años después, abrió sus puertas a los visitantes locales y foráneos, en el tope del edificio creado por el arquitecto criollo Fruto Vivas se encuentra una estructura metálica en forma de flor, esta consta de 16 pétalos que se abren con la energía de la luz solar.

Transitar por esta área se convierte en un verdadero espectáculo tanto para los peatones como para los conductores, ya que en las tardes los pétalos se abren y permiten a quien esté en el lugar, presenciar los característicos y enigmáticos atardeceres barquisimetanos.

Sus tres niveles están compuestos de arte, pero específicamente en la cúpula, donde está ubicada la flor, se exhibe la diversidad geográfica y paisajística venezolana, integrada por los Andes, los Llanos, la selva y el Caribe.

Aniversario
Este miércoles la edificación cumplió cuatro años de haber sido decretada por el gobierno nacional como monumento cultural del país, en virtud del rescate de la instalación que se encontraba sumida en un total abandono.

Desde que se reabrieron sus puertas, el sitio se convirtió en un espacio de encuentro para el arte, actividades recreacionales y sobre todo para la reactivación turística de la zona.

 

Jakelín Cotorett/ Redacción
jakelin.cotorett@elnorte.com.ve

Logo de Redaccion
Redacción El Norte
Publicidad!