El gobierno mexicano cuenta con un marco muy sólido de políticas macroeconómicas prudentes, según el presidente del FMI, David Lipton


bandera-mexico
Cortesía

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció ayer la renovación de una importante línea de crédito flexible (LCF) a México por valor estimado de 70.000 millones de dólares, que el Estado mexicano tendrá a disposición sin necesidad de utilizarlos efectivamente.

La renovación de esta LCF por otros dos años significa que el Estado mexicano tendrá disponible ese volumen “que se puede utilizar en cualquier momento”.

“Los desembolsos no son escalonados ni están condicionados al cumplimiento de metas de política económica, como ocurre con los programas tradicionales respaldados por el FMI”, informó la entidad financiera en una nota oficial.

Esta LCF fue aprobada originalmente en 2009 y renovada en 2010, 2011 y 2012.

El presidente interino del directorio ejecutivo del FMI, David Lipton, justificó la renovación del acuerdo al afirmar que “México cuenta con un marco muy sólido de políticas macroeconómicas prudentes”.

“El gobierno también ha dado pasos fundamentales para impulsar reformas estructurales que robustecen el potencial de crecimiento de largo plazo de México”, agregó.

De acuerdo con el FMI, las autoridades mexicanas “continuarán evaluando el entorno global y planean reducir el monto de acceso en acuerdos subsecuentes bajo la LCF. Ello, condicionado a una reducción en los riesgos globales que afectan a México”.

Criterios
FMI normalmente autoriza, para países que cumplen criterios de calificación preestablecidos, estos acuerdos de LCF con plazos de uno o dos años.

Los acuerdos por dos años implican una evaluación de las condiciones del derecho de acceso a los recursos al fin del primer año.

AFP
[email protected]