Publicidad!

Papa confía en la juventud para lograr una Colombia prospera y bendecida

1.Reconciliación

Su fin: lograr que los mundos tengan paz, que la unión familiar se concrete, que el amor reine sobre el odio y que los intentos o las guerras entre los pueblos cesen.
Su lucha ha sido reconocida por el pueblo católico debido a la búsqueda incesante de que la gente se entienda, ame más y critiquen menos.

Esta prueba fue expuesta una vez más ante miles de feligreses en Colombia. En su reciente vista el Papa Francisco llamó al perdón, la unidad, la justicia y a reivindicar a los marginados. Esto luego de que después de muchos años el gobierno colombiano y la guerrilla conocida como la Farc firmaran un pacto al cese de enfrentamiento armado, cuyas rúbricas fueron plasmadas en Cuba, país que participó en la reconciliación.

Llamó al perdón, a dejar atrás la venganza y reconciliarse. Pidió unidad para hacer una nueva Colombia y dar a los pobres y excluidos el lugar que no han tenido.

Esta incesante necesidad del pontífice de que el mensaje de reconciliación quede grabado en las mentes de los colombianos obedece a que pese a los acuerdos Farc-Gobierno hay personas que no olvidan las muertes que se adjudicó la guerrilla.

“Quise venir hasta aquí para decirles que no están solos, que somos muchos los que queremos acompañarlos en este paso; este viaje quiere ser un aliciente para ustedes, un aporte que en algo allane el camino hacia la reconciliación y la paz”, señaló el santo padre.

2.Llamado
El representante de uno de los poderes del mundo exhortó a los políticos (otra fuerza), jóvenes y niños a jugar un papel específico en este momento de Colombia.

“Vuestra juventud los hace capaces de algo muy difícil en la vida: perdonar. Perdonar a quienes nos han herido. Es notable ver cómo no se dejan enredar por historias viejas, cómo miran con extrañeza cuando los adultos repetimos acontecimientos de división simplemente por estar atados a rencores”.

A los obispos les dijo: “Vengo para anunciar a Cristo y para cumplir en su nombre un itinerario de paz y reconciliación. Los nombro “custodios y sacramento” de ese primer paso.

3.Pasos firmes y leyes justas

Francisco no solo se dirigió a los feligreses devotos practicantes, sino a todos aquellos que por años han hecho de la práctica política un negocio incluso hasta mercantilista o para beneficios propios.

En este particular el pontífice pidió a los representantes de la justicia gubernamental y política, forjar un país que está en proceso de transformación, un país que aunque divido por las posiciones de perdón a las Farc sigue de pie dando el primer paso a un proceso de reconciliación.

“Que este esfuerzo (de la paz) nos haga huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses solo particulares y a corto plazo”.

“Se necesitan leyes justas que puedan garantizar esa armonía y ayudar a superar los conflictos que han desgarrado esta Nación por décadas”.

Hizo hincapié en que se debe ayudar a los más desprotegidos y desposeídos que por años han sido marginados por todo el sistema social.

4.La iglesia

En los últimos años se ha visto el protagonismo y el pronunciamiento de varios sacerdotes en el tema ambiental, social y político, ante ello, Francisco exhortó a los religiosos abstenerse al tema político y solo dedicarse a buscar la reconciliación entre hermanos.

“A la Iglesia no le interesa otra cosa que la libertad de pronunciar esta Palabra (reconciliación). No sirven alianzas con una parte u otra, sino la libertad de hablar a los corazones de todos”.

“La guerra sigue lo que hay de más bajo en nuestro corazón, la paz nos impulsa a ser más grandes que nosotros mismos”.

5.Amarse
La juventud y la feligresía en general representan para el santo padre una parte muy esencial en los llamados al amor y la confraternidad. Su mensaje también se enfocó a que ayuden al país dejar atrás el miedo, los daños y ver un futuro prometedor y en armonía.

“Enfrentan el enorme desafío de ayudarnos a sanar nuestro corazón, a contagiarnos la esperanza joven que siempre está dispuesta a darles a los otros una segunda oportunidad”, expresó a los jóvenes.

“En Bogotá y en Colombia peregrina una inmensa comunidad que está llamada a convertirse en una red vigorosa que congregue a todos
en la unidad”.

J.P/Redacción
[email protected]

Publicidad!