Publicidad!

El papa Francisco criticó los obstáculos políticos y económicos a las ayudas y planes de desarrollo en la lucha contra el hambre, mientras que las armas circulan con libertad.

En un discurso del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Francisco invitó a “desnaturalizar” y “desburocratizar” la miseria y el hambre.

Francisco hizo notar en esta sede de la ONU encargada de la distribución de ayuda alimenticia el “extraño y paradójico fenómeno” de que mientras “las ayudas y los planes de desarrollo se ven obstaculizados por intrincadas e incomprensibles decisiones políticas, por sesgadas visiones ideológicas o por infranqueables barreras aduaneras, las armas no”.

“No importa de donde provengan, circulan con una libertad jactanciosa y casi absoluta en tantas partes del mundo”, aseveró.

Y afirmó entonces, que “de este modo, son las guerras las que se nutren y no las personas. En algunos casos la misma hambre se utiliza como arma de guerra”.

“Las poblaciones más débiles no sólo sufren los conflictos bélicos sino que, a su vez, ven frenados todo tipo de ayuda. Por esto urge desburocratizar todo aquello que impide que los planes de ayuda humanitaria cumplan sus objetivos. En eso ustedes tienen un papel fundamental”, indicó.

En otra de las partes de su discurso, Francisco lamentó cómo “la excesiva información con la que contamos va generando paulatinamente la “naturalización” de la miseria”, y que esto hace que “poco a poco, nos volvemos inmunes a las tragedias ajenas y las evaluamos como algo “natural”.

“Dejémoslo claro, la falta de alimentos no es algo natural, no es un dato ni obvio, ni evidente”,clamó.

EFE

Publicidad!