En el mandato del exalcalde, Francisco Solórzano, se construyó una fuente a la altura del distribuidor Miranda que tenía como intención darle vida a la entrada de esta localidad, según lo expresó en ese momento el exgobernante.

Cabe recordar que esta construcción se inauguró por todo lo alto, con luces y mucha agua, pero solo ese día, de resto más nunca se vio reluciente, por lo que en materia de infraestructura y embellecimiento se puede decir que fue otra obra más estancada y sin utilidad en la ciudad gasífera.

Transeúntes  lamentan que se haya malgastado recursos que hubiesen podido ser utilizados en obras prioritarias y de necesidad para una comunidad, en una estructura que ahora sirve es para que los borrachitos la utilicen de distracción y hasta de cama, porque son muchos los que pernotan en el lugar tanto en el día como en la noche, sin contar que este lugar luce oscuro y muy solo, siendo un aliciente para los delincuentes.

Elsy Barrios

[email protected]