Publicidad!

Johan Alexander Salazar, de 28 años de edad, estaba durmiendo el pasado viernes en la noche, junto a su esposa y su hija de dos años, cuando -al parecer- fue abatido por efectivos de la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoátegui).

Zurelys Gómez, esposa del hombre, indicó que su marido tenía prontuario policial, debido a una denuncia interpuesta por la exesposa del mismo.

“Pero hace varios meses ocurrió el robo de un arma de fuego a un policía en Barcelona. Culparon a Johan y desde allí los funcionarios se la tenían jurada”, afirmó.

Gómez resaltó que ya su esposo había conversado con los efectivos policiales y aparentemente el problema “había llegado a su fin”.

“Estábamos durmiendo. Ellos llegaron, rodearon el edificio y tumbaron la puerta del apartamento. Cuando le dispararon la primera vez, mi hija y yo salimos de la casa traumadas”, agregó.

El hecho se registró en la torre B del edificio II en el conjunto residencial Jesús es el Camino de Boyacá II.

Traslado
Johan Salazar fue trasladado por una patrulla de Polianzoátegui al área de emergencia del hospital Luis Razetti de Barcelona, pero ya había fallecido.

Los médicos de guardia le apreciaron tres heridas por proyectiles distribuidos en tórax y abdomen con salida por la región lumbar.

Familiares de la víctima expresaron que la víctima se desempeñaba como albañil. Dejó en orfandad a cuatro hijos menores de edad.

“Me le arrodillé a los policías para que no lo mataran pero aún así le dispararon”, contó Gómez.

Fuentes oficiales afirmaron que el hecho fue un enfrentamiento. “Este sujeto estaba implicado en delitos”, sostuvieron.

Patricia Aponte/ECS
[email protected]

Publicidad!