Publicidad!

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores indicó que Colombia rechaza “medidas militares y el uso de la fuerza en el sistema internacional. Todas las medidas deben darse sobre el respeto de la soberanía de Venezuela a través de soluciones pacíficas”.

Las declaraciones del Gobierno colombiano se dan luego de que este viernes el presidente de EEUU, Donald Trump, amagó con utilizar a las Fuerzas Armadas como “opción” en Venezuela.

“Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluida una posible opción militar si es necesario. Tenemos tropas por todo el mundo, en lugares muy, muy alejados. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo y están muriendo”, indicó el mandatario estadounidense.

Este amago llega apenas días después de que Trump calificara por primera vez al presidente venezolano, Nicolás Maduro, como un “dictador”, un movimiento que han seguido otros países como Perú y Colombia.

Aunque sin mencionar directamente lo dicho por el líder estadounidense, el Gobierno colombiano insistió hoy en que “ha sido explícito en su condena a la ruptura constitucional de Venezuela”.

Además, agregó que “considera urgente mantener la postura adoptada por varios países y las declaraciones y decisiones individuales y colectivas en la región para restablecer las instituciones democráticas en Venezuela, tal y como lo hicimos en la Declaración de Lima del 8 de agosto pasado”.

Por lo anterior, puntualizó, “hemos hecho llamados al Secretario General de Naciones Unidas para que utilice los mecanismos de solución pacífica de controversias y buenos oficios para crear las condiciones que se requieren para una negociación que ponga fin a la crisis de ruptura democrática en Venezuela”.

Perú rechaza cualquier amenaza contra Venezuela

“Todo intento interno o externo para recurrir a la fuerza socava el objetivo de restaurar la gobernabilidad democrática en Venezuela, así como los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas”, indicó un comunicado oficial de la Cancillería peruana.

El Gobierno del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, agregó que una negociación de buena fe, con objetivos claros y plazos precisos, “es la única vía aceptable para recobrar la democracia en Venezuela“.

Aún así, el Ejecutivo peruano reiteró hoy su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela y su no reconocimiento a los actos de la Asamblea Constituyente.

En ese sentido, el comunicado agregó que la Declaración de Lima, firmada el martes por cancilleres de América y el Caribe, “es la reacción regional para defender el último órgano democrático vigente en Venezuela: la Asamblea Nacional electa libremente”.

El Gobierno peruano decidió ayer expulsar al embajador de Venezuela en Lima, Diego Molero, después de conocer una nota de protesta de Caracas en términos “inaceptables”.

A su turno, Venezuela decidió expulsar al encargado de negocios de Perú, que quedó al frente de la sede diplomática en Caracas, tras el retiro del embajador peruano en marzo pasado.

México en contra de acciones militares internas y externas

Por su parte, el Gobierno de México indicó que la crisis en Venezuela no puede solucionarse con acciones militares ni internas ni externas.

“El Gobierno de México expresa su rechazo al uso o amenaza de uso de la fuerza en las relaciones internacionales, y afirma que la crisis en Venezuela no puede resolverse mediante acciones militares, internas o externas”, señaló la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un boletín.

México reiteró el contenido de la Declaración de Lima y dijo que seguirá haciendo “todos los esfuerzos diplomáticos posibles para que se restaure la democracia en Venezuela a través de una salida pacífica y negociada”.

Ello con pleno apego a las normas y principios de derecho internacional contenidos en la Carta de la Organización de las Naciones Unidas y en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Logo de EFE
Agencia EFE

Con información de la agencia de noticias EFE

Publicidad!