El presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Rodrigo Londoño “Timochenko”, estrechan sus manos luego de firmar un acuerdo revisado de paz


Colombia firmó este jueves un renegociado acuerdo de paz con la guerrilla Farc para acabar medio siglo de confrontación, que probablemente será ratificado en el Congreso la semana próxima a pesar de la persistente oposición.

Casi dos meses después de que los colombianos rechazaran el acuerdo de paz en un plebiscito, el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Rodrigo Londoño (Timochenko), sellaron con un “balígrafo” (una bala convertida en bolígrafo) el revisado pacto, en una austera ceremonia.

Las 800 personas invitadas al clásico Teatro Colón en Bogotá contrastaban con la pompa de la firma anterior, el 26 de septiembre en la caribeña Cartagena frente a 2.500 invitados, entre ellos 15 jefes de Estado.

“Este nuevo acuerdo es mejor que el que firmamos en Cartagena. Es mejor porque recoge las esperanzas y las observaciones de la inmensa mayoría de los colombianos”, aseguró Santos, confiado en que la refrendación del texto “sea aprobada en el curso de la próxima semana”.

Timochenko, por su parte, negó que se depongan posiciones ideológicas. “Solo ponemos fin de manera definitiva a la guerra, para confrontar civilizadamente las contradicciones”, dijo, al tiempo que propuso conformar un “gobierno de transición” para dar cumplimiento “cabal” al pacto.

Nuevo acuerdo

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró que las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia, no volverán a ser un grupo armado y que este nuevo acuerdo es mejor al firmado en Cartagena de Indias.

AFP
[email protected]