A comienzos de esta semana, Tinedo Guía, presidente del Colegio Nacional de Periodistas, alertó sobre el aumento de la censura por el cierre de emisoras en el interior del país, específicamente en los estados Falcón, Cojedes, Yaracuy, Lara y Bolívar. La medida ejecutada por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, que incluyó la confiscación de equipos, se basó en que eran “radios clandestinas” con permiso de solo dos años para operar. Sin embargo, no es un secreto que todas ellas transmitían información que incomodaba al gobierno.

Hace unas semanas, también, en redes sociales usuarios reportaron el bloqueo de la página de Vivoplay.net por parte de las operadoras de Internet Cantv, Inter y Movistar, así como de las señales de VPI TV y Capitolio TV, únicas que transmitían en tiempo real lo que ocurría en las calles venezolanas.

Ayer, en una nueva arremetida, Conatel ordenó sacar de la parrilla de programación de Directv la señal del canal argentino Todo Noticias, propiedad del Grupo Clarín, y la del canal colombiano El Tiempo Televisión, tal como informó al diario El Tiempo de Colombia Héctor Rivero, presidente de ese servicio televisivo en Venezuela. Ambas señales transmitían las incidencias de lo que ocurría en las marchas convocadas el día de ayer por el oficialismo y la oposición, fuertemente reprimida esta última por la Policía Nacional Bolivariana y la Guardia Nacional Bolivariana.

Todo Noticias y El Tiempo Televisión se unen así a la lista de canales censurados que comenzó durante el gobierno de Hugo Chávez con el cierre de Radio Caracas Televisión y 35 emisoras de radio. Luego, en 2016, se ordenó la salida del aire de la señal colombiana NTN24 y, en febrero de este año la de CNN en Español.

El director de Televisión de la Casa Editorial El Tiempo, Darío Restrepo Vélez, rechazó y calificó de “inaceptable la decisión del gobierno venezolano de sacar del aire la señal de El Tiempo”, destacó la página en Internet del diario colombiano.

Restrepo Vélez hizo énfasis en que el periódico “ha sido, desde hace varios años, un crítico permanente de la censura abierta que ejerce el gobierno venezolano contra los medios de ese país y más recientemente contra colegas colombianos y de otros países”. Recordó, además, que en varias ocasiones el periódico “ha enviado papel a los diarios venezolanos constreñidos por el gobierno, para ayudarlos a continuar circulando”.

Con información de El Nacional