Publicidad!

Vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, aseguró que el compromiso con otros países no se ha cancelado con las reservas internacionales


No sé con qué se come eso”, fue la respuesta que dio la secretaria Dayana Pérez, tras preguntársele si tenía conocimiento sobre la deuda externa de Venezuela.

Mientras que el obrero Rafael Malavé, con cara de duda, aseguró no saber de qué se trataba el asunto. “No entiendo nada de eso. Todos los sectores hablan en lenguajes técnicos y el común no maneja esos términos”, señaló.

El tema no es sencillo. Sin embargo -y aunque la ciudadanía no maneje la situación detalladamente-, estos pasivos “salpican” directamente a la población; principalmente en aquellos sectores de primera necesidad: alimenticio y de salud.

Para el economista Francisco Faraco, no hay medias tintas en este ámbito. Sentenció que las cosas “son como son” y alertó que el Gobierno cada día se endeuda más en el ámbito internacional sin pensar en las verdaderas necesidades de la nación.

“El Gobierno nacional prefiere que el venezolano coma tierra y se muera de mengua, pero no quedar mal con los vecinos (demás países). Se están jugando la comida y la salud de todos nosotros con tal de continuar pagando lo que deben”, profundizó.

En cifras

La Oficina Nacional de Crédito Público (Oncp), maneja las cifras de deuda pública externa del gobierno central, hasta el 31 de diciembre de 2016, en 46 mil 764 millones de dólares.

Sin embargo, según datos llevados por el Banco Mundial, la deuda de Venezuela asciende a 138 mil millones de dólares (incluyendo las deudas financieras externa e interna, comercial, contratada con proveedores, etcétera).

El especialista en economía Gilberto Navarro afirmó que esta cantidad es promedial, debido a que ni el Ministerio de Finanzas ni el Banco Central de Venezuela (BCV), han publicado el valor real de la deuda.

Es de resaltar que la deuda externa no es más que aquellos compromisos o pasivos que tiene la nación con otros países en el exterior y se compone, tanto de la deuda pública (la contraída por el estado) como de la deuda privada (contraída por particulares).

“El gobierno en estos momentos es como un jefe de familia que debe un dinero, el cual le está generando intereses y debe cancelar, pero también tiene una esposa e hijos que mantener y velar por el alimento y las medicinas. Si fuera un proveedor racional, decidiría hablar con el cobrador para ajustar los intereses a un menor costo y así tener para hacerle mercado a su familia. Pero en el caso del país, la situación es al revés”, explicó.

Navarro aseguró que el monto que debe la nación no es lo preocupante; sino la capacidad de pago que tiene Venezuela para el futuro.

El economista y diputado de la Asamblea Nacional (AN), José Guerra, señaló que toda la deuda que tiene el país fue contraída entre el 2005 y el 2010. Cortesía

Afirmó que el país pudo haber sido muy buen cliente en el pasado pero, si no tiene una estabilidad económica en el presente, esas cartas de recomendación podrían revertirse.

“Es como que yo ganara mil bolívares pero debiera dos mil. Si tengo trabajo y una estabilidad económica, lo que debo no importa porque los cobradores verán mi estabilidad financiera. Pero si debo dos mil y tengo un destino incierto sin trabajo, dudo que alguien me preste dinero”, aclaró.

Pero, el pasado 23 de abril, el mandatario nacional Nicolás Maduro aseguró que el país seguirá cancelando los compromisos financieros “sin afectar los derechos del pueblo”.

Apuntó, además, que Venezuela no necesita de ayuda internacional, ni del Banco Mundial, ni del Fondo Monetario Internacional (FMI), para cancelar lo que adeuda.

En caída libre

El presidente de la Fundación para la Construcción de Comunas Productivas y Socialistas del estado Anzoátegui, David Parasini, destacó en que el Gobierno nacional está pagando tanto los intereses como parte de la deuda, para no quedar mal en el extranjero.

Aunque expresó que las importaciones tuvieron un descenso entre 2015 y 2016 (en 2015 el Gobierno nacional gastó cerca de 40 mil millones de dólares; mientras que la cuota para importar en 2016, fue de casi 6 mil millones de dólares); indicó que este sacrificio debe hacerse para paliar la deuda.

“También nos ha golpeado mucho el hecho de la caída en los precios del petróleo. En 2015, cada barril se vendía entre $.70 y 80 dólares; pero en estos momentos el dinero que recibe la nación es de tan solo 40 dólares en promedio por barril”, subrayó.

El también especialista en temas financieros indicó que, a esa merma, se debe sumar la cantidad de ingresos que han ingresado a la nación. Rememoró que en 2016, solo se recibió 20 mil millones de dólares en ingresos; mientras que 2015 la cifra fue de 80 mil millones de dólares.

Aunque la entrada de dinero en la nación es de cuidado; el pasado 21 de abril, el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, informó que el Gobierno nacional se mantiene al día con el pago de la deuda externa mensual.

“No vamos a caer en default ni hemos tocado nada de la reserva internacional (esta se ubica en 10 mil 635 millones de dólares) como quiere hacer ver la oposición. Esta es una economía que va creciendo, logrando así un punto de solvencia y despegue económico”, recalcó El Aissami.

El economista Jesús Casique, coincide también en que descarta que el país se declare imposibilitado para cancelar las cuotas de 3 mil 433 millones de dólares (que debe pagar la nación entre octubre y noviembre de este año), pero mostró preocupación porque el Estado antes de declarar un impago, prefiere manejar “la reducción de las importaciones públicas”.

Añadió que, por concepto de exportaciones petroleras, Venezuela recibirá entre 24 mil y 26 mil millones de dólares este año y que la facturación en otras áreas se ubicará entre 4 mil y 6 mil millones de dólares.

¿Y los bonos?

Ante la deuda que presenta la nación en estos momentos, el Gobierno nacional ha optado por la emisión de bonos como forma de pago de dichos pasivos.

Es de resaltar que Venezuela tiene en estos momentos dos tipos de bonos -los soberanos y los de Petróleos de Venezuela (Pdvsa)-, cuyos rendimientos son parecidos, es decir, el 25% anual en dólares.

En términos coloquiales, los bonos son aquellas promesas de pago que le da el deudor a la persona a la que le debe. Al entregar estos bonos, el comprador comienza a tener pagos periódicos de intereses y el emisor recibe recursos financieros líquidos al momento de dicha entrega.

El especialista en economía, Gilberto Navarro, aseguró que lo importante de este proceso es conocer qué hará el emisor con los fondos que captó a través de la colocación de dichos bonos.

“No se ha visto que el gobierno haya construido carreteras de envergadura, ni mucho menos que esté tomando ese dinero en beneficio de la producción nacional. El gobierno no ha dado la cara ni ha dicho qué ha hecho con ese dinero”, puntualizó.

Proyecciones

El economista y diputado de la Asamblea Nacional (AN), José Guerra, señaló que toda la deuda que tiene el país fue contraída entre el 2005 y el 2010.

Pero siempre hay luz al final del túnel. A juicio de los expertos, el gobierno puede revertir la situación económica, siempre y cuando se maneje racionalmente las piezas claves para ello.

El experto Gilberto Navarro aseguró que se debe reestructurar la deuda y bajar la tasa de intereses aunque eso traiga como consecuencia el alargamiento en el tiempo para pagar dichos pasivos.

“Con ese dinero que van a dejar de pagar, es recomendable que lo inviertan en importaciones para paliar un poco la crisis alimentaria y de salud por la que atraviesa la nación”, apuntó.

Agregó que una diversificación en la producción y que no se dependa solo de la industria petrolera, también traería cambios satisfactorios para el país. “No es lo mismo que en una casa trabaje una sola persona a que trabajen dos, los gastos se dividirían y sería más llevadera la deuda”, reflexionó.

Será o no será

Hasta el pasado 7 de abril, según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV), las reservas internacionales se ubicaban en 10 mil 635 millones de dólares. Sin embargo, especialistas estiman que las reservas consideradas como operativas están en un monto que ronda los 2 mil 200 millones de dólares.

¿Cómo se adquiere la deuda?

  • Venezuela comienza a solicitar ayuda financiera extranjera en dólares y empieza a endeudarse.
  • Esos pasivos deben cancelarse en un tiempo determinado o, en su defecto, se deben pagar los intereses puntualmente.
  • A través de la exportación petrolera (la principal entrada de ingresos a la nación) el gobierno empieza a cancelar.
  • Pero el dinero no le alcanza para pagar la deuda e importar las necesidades básicas del pueblo al mismo tiempo.
  • Toma una decisión.
  • Comienza a importar menos insumos, pero a quedar bien en el exterior con el pago puntual de la deuda.

 

Publicidad!