Insumos como alambre de púas o vacunas para la rabia o la fiebre aftosa pasaron a la categoría de incomprables en esos locales privados


Adquirir cualquier tipo de insumos o medicamentos se ha convertido en un verdadero lujo para numerosos productores agropecuarios de la zona centro, debido a los continuos incrementos aplicados desde octubre pasado en diversas agrotiendas privadas de los municipios Anaco, Santa Ana y Aragua de Barcelona.

Tal situación afecta de manera directa a unos dos mil 500 trabajadores del campo radicados en dichas localidades, quienes suelen pagar esos rubros con un sobreprecio cercano al 150%, de acuerdo con datos suministrados por directivos de la Coordinadora Agraria Nacional Ezequiel Zamora (Canez).

Facturas en mano, los voceros gremiales resaltaron que en apenas 45 días el rollo de alambre de púas usado para el cercado de los terrenos pasó de Bs. 50.400 a Bs. 123.000; mientras la caja de grampas se cotiza en siete mil bolívares pese a costar poco menos de Bs. 800 antes del notorio ajuste.

“Un fenómeno parecido ocurre con las vacunas contra la rabia o la fiebre aftosa, cuyas dosis para inmunizar a 50 animales son vendidas entre 50 y 85 mil bolívares, perjudicando con ello a miles de pequeños criadores que dependen de estos locales cada vez que hay fallas de distribución en las redes dependientes del Ejecutivo nacional”, señaló Leonel Márquez, encargado de la Canez en la jurisdicción aragüeña.

Apagones

Directiva de Canez en Aragua de Barcelona, resaltó que “tanto en esta localidad como en el municipio Mac Gregor, los continuos apagones registrados a diario han causado graves daños a cientos de productores agrarios”. Indicaron que “las pérdidas incluyen grandes cantidades de leche, queso y carne”.

Carlos Alberto Pirela
[email protected]