Representantes del gremio educativo en Anzoátegui manifestaron este lunes, que en las últimas dos semanas han sido varias las escuelas de la zona norte que han tenido que enfrentarse a olores desagradables, puesto que terrenos baldíos en las periferias de los mismos han sido tomados como plantas de transferencias para el depósito de basura.

El presidente regional del Sindicato Venezolano de Maestros (Sinvema), Pedro Luis Rodríguez, destacó que en la avenida Juan de Urpín, tanto vecinos como camiones del aseo urbano acumulan montañas de desechos, al punto que tres planteles que funcionan allí: liceo Monseñor Navarro, Antonio José de Sucre, y Campo Claro I, han tenido que ver clases con gusanos en las aulas.

El presidente del Sindicato Unitario del Magisterio del estado Anzoátegui (Suma), José Gregorio Reyes, señaló que a eso se suma la crisis del agua, pues entre octubre y noviembre se ha visto suspendido el servicio hídrico en siete ocasiones, colapsando los sanitarios e impidiendo el funcionamiento de los comedores.

Los representantes sindicales aprovecharon para recordar que el ajuste del 17% para los docentes dependientes del Ministerio de Educación, según el contrato colectivo, sigue pendiente desde el 1º de octubre, así como la diferencia de cesta ticket de Bs. 29 mil desde junio pasado y 35 días de bono de fin de año.

A los maestros dependientes del Ejecutivo regional, según Rodríguez, les adeudan 50 días de aguinaldo, actualización del bono de alimentación, ajuste del 20% en salario y del cesta ticket.

Aseveró que en los próximos días anunciarán acciones sindicales.

Yosemarys González
[email protected]