Los sectores culturales, magisteriales, de salud, productivos, sindicatos y el movimiento estudiantil se unen a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), para dar la más fuerte demostración de rechazo al Gobierno nacional, mediante la Toma de Villa Rosa, convocada por la oposición para este miércoles 12 de octubre.

Manuel Antonio Narváez, secretario ejecutivo de la MUD insular, indicó que marcharán desde la entrada de la urbanización conocida también como la Ciudad Satélite, hasta la calle 3, que fue el sitio del “cacerolazo” contra el presidente Nicolás Maduro.

El dirigente criticó que el Ejecutivo regional haya convocado a una venta de comida a cielo abierto para ese día, buscando tal vez un enfrentamiento, pero garantizó que marcharán revestidos con el espíritu de la paz y la civilidad.

Consultado sobre la posibilidad que a través del Tribunal Supremo de Justicia, se anulen los trámites para el revocatorio, Narváez enfatizó que el gobierno tiene los días contados y que “no valdrán triquiñuelas” frente al poder de la ciudadanía.

Emplazó al presidente Nicolás Maduro, a no seguir obstruyendo las vías para una salida electoral.

Expresó que en vista de la insistencia gubernamental por bloquear la realización del referendo revocatorio, lo único que les preocupa es que puedan abrirse cauces por la vía sangrienta.

“Las cuatro señoras rectoras del Consejo Nacional Electoral pueden terminar con las manos manchadas de sangre”, subrayó el dirigente opositor.

Enfatizó que tanto los magistrados del TSJ como las rectoras del CNE, vienen actuando como sucede en los regímenes despóticos, comportándose como mafias. “En el país no hay tribunal porque tampoco existe justicia”, subrayó Narváez.

Dexcy Guédez
[email protected]