Publicidad!

El Acorazado Oriental se medirá en Puerto La Cruz al recientemente coronado campeón de Las Américas, Guaros de Lara, el miércoles y jueves


Ronald Guillén, el entrenador de Marinos de Anzoátegui, destacó que el cambio de actitud de sus dirigidos resultó determinante para recuperarse y ganar el segundo encuentro de la serie ante Trotamundos de Carabobo, ayer en el Fórum de Valencia.

El Acorazado Oriental cedió 90-62 en el primer partido y tomó venganza en el segundo con resultado final de 88-84.

“No tuvimos ningún cambio en lo técnico-táctico ni en lo estratégico; sólo cambiamos la mentalidad para conseguir esta victoria, que para nosotros es muy importante”, dijo el director técnico naval.

“Jugamos colectivo, nos ayudamos en la defensa y en el ataque y eso resultó clave. Desde el primer minuto los jugadores entraron con deseo, con intensidad, con hambre, quisieron el partido”, continuó.

Marinos pasó de tomar 28 rebotes en el primer encuentro a capturar 46 en el segundo, 14 de ellos ofensivos. Para eso, Darrius Garrett y Héctor Romero inclinaron la balanza de los tableros a favor de los anzoatiguenses. Garrett completó su primer doble-doble en Venezuela (12 puntos y 14 rebotes).

“Incluí a Héctor (Romero) como abridor por un problemita físico que tenía Jesús (Centeno) y respondió muy bien. Creo que este partido le servirá a Héctor para retomar confianza y para que siga desarrollando el juego que sabe hacer. En cuanto a Garrett, quizás le falten kilos de peso en la pintura, pero lo firmamos para esto. Si Garrett se adapta a la liga y al arbitraje, va a ser un jugador importante”, explicó Guillén.

El capitán de Marinos Juan Herrera promedió 17 puntos por encuentro en la serie y Garrett dejó registro de 8,5 rebotes, para ser los mejores del equipo en los respectivos departamentos.

La tropa naval regresa hoy a Puerto La Cruz para comenzar la preparación de la serie en casa ante Guaros de Lara, miércoles y jueves.

José Barberi Jr.
[email protected]

Publicidad!