El tamboreo entre las 12:00 am y las 4:00 de la madrugada alerta sobre los ritos espiritistas que se practican dentro del cementerio de Pozuelos, en el municipio Sotillo.

Julio Carmona, quien tiene 32 años habitando el lugar, advirtió que han encontrado gallinas y cerdos degollados. Además de las lápidas abiertas, señal de que han sido profanadas.

La penumbra del camposanto, que nunca ha sido custodiado por las autoridades, también es aprovechado por los delincuentes para esconderse y consumir drogas.

 

Katherine Carrizales
[email protected]