Publicidad!

El Director General de Camposantos del municipio Sotillo, Gregory Núñez indicó que la solución para el problema reinante en la última morada de los difuntos es brindarle la autonomía a los cementerios municipales de Puerto La Cruz y Barcelona


Tras la desaparición física de un ser querido, el dolor y la tristeza reinante, parece ser la principal angustia de familiares y amigos de quienes pasan “a mejor vida”.

Sin embargo, puntos importantes como la velación y el entierro del mismo, se convierten en el “dolor de cabeza” de los dolientes, más aún si no cuentan con seguros funerarios para utilizarlos tras la pérdida de una persona.

Archivo
Archivo

Sea una velación casera o en una funeraria, el entierro en un cementerio municipal o privado, el tema de los preparativos para el último adiós de los seres queridos es tratado a profundidad, debido al alto costo de los mismos.

Actualmente en el estado Anzoátegui, el tema del sepelio se ha convertido en una reunión de “traje” donde deben recurrir a varios miembros de la familia para aportar dinero entre todos y brindarle un velorio y entierro digno para un difunto.

Para María Guacarán, la pérdida de su hijo hace aproximadamente dos meses, aparte de generarle un profundo dolor, le generó de igual manera un inmenso gasto, del cual hasta los momentos no se ha podido liberar.

“Tuve que recurrir a mis ahorros, los cuales alcanzaron solamente para cancelar la mitad de todo el combo (funeraria y cementerio). Por ello tuve que recurrir a familiares y amigos quienes se solidarizaron y me brindaron la ayuda que necesitaba en esos momentos tan difíciles” precisó.

Esta ama de casa afirma que aun debe parte de este dinero. “Que triste es tener que trabajar para cancelar poco a poco el gasto de la muerte de tu hijo. Pero gracias le doy a Dios de que me hijo tuvo un entierro digno y ahora descansa en paz” indicó Guacarán.

En este aspecto, el Director General de Camposantos del Municipio Sotillo, Gregory Núñez, resaltó que actualmente los precios ofrecidos por los paquetes funerarios son “exorbitantemente caros” y que se deben tomar medidas al respecto.

“Actualmente las autoridades de las diversas alcaldías que integran a la entidad están trabajando por aplicar medidas en un plazo no tan largo, para poder conseguirle una solución a la problemática existente hoy día”, dijo.

“El municipio Guanta es uno de los pocos municipios donde no se ven este tipo de inconvenientes, ya que ellos son un organismo autónomo. Esa es la meta que queremos tanto para el Cementerio Municipal de Puerto La Cruz, como para el de Barcelona. Con esto se solventará lo de los precios y estos serán económicos” afirmó Núñez.

Paquetes básicos

Diariamente, las funerarias que integran la zona norte de la entidad oriental, manejan precios muy variables de paquetes funerarios, debido al alto costo de la vida existente actualmente en el país.

La encargada de la Funeraria Cristo de Jose en Barcelona, Luz Marina Solano, afirmó que los precios de un paquete básico se ubican actualmente en alrededor de 25 mil bolívares y está económico.

Archivo
Archivo

“Ese paquete ofrece hasta el traslado del difunto a la funeraria y de la misma al cementerio. Sacando mano de obra y materiales, nuestra ganancia viene siendo mínima. Existen personas que entienden este asunto, pero también hay otras que piensan que las funerarias se llenan los bolsillos y eso no es así” indicó.

“Sumando el combo básico de una funeraria más una parcela en el Cementerio Metropolitano de Barcelona, una persona puede gastar alrededor de 60 mil bolívares, incluyendo obituarios y corona. Actualmente hasta morirse es un lujo”, expresó Solano.

La encargada agregó que cada vez son más las personas que no cuentan con el dinero suficiente para poder darle el último adiós a su ser querido de una manera digna.

“Nosotros aquí en la funeraria les brindamos mucho apoyo, ya que entendemos que es bastante fuerte el dolor que sienten por la pérdida física de alguien, como para también estar amargándoles la vida con el tema del dinero. Nosotros conversamos con los familiares y ellos pueden pagar en parte para hacer más llevadera la situación” explicó.

Inseguridad de infarto

Para la enfermera Antonieta Ramos, el tema de la inseguridad es otro factor importante a la hora de acompañar a un ser querido hasta su última morada: el cementerio.

“Hace cuatro meses falleció un sobrino, al cual lo asesinaron para robarle sus pertenencias, ese día tuvimos que correr porque en el cementerio también se encontraba otro funeral y de repente comenzaron a disparar. Esto es toda una calamidad”, puntualizó.

“A nosotros actualmente nos da temor ir a ponerle flores a mi sobrino porque tenemos miedo de que nos suceda algo en una de esas visitas al cementerio de Barcelona. Debemos ir acompañados y que las visitas no pasen de media hora” agregó Ramos.

El trabajador independiente del Cementerio Municipal de Puerto La Cruz, Pedro Milano, resaltó que la inseguridad y la delincuencia a pesar de estar latente en cada rincón del país, es de mayor impacto en los cementerios de Anzoátegui.

“En muchas oportunidades tenemos que hacer lo que los familiares de los difuntos quieran para evitarnos problemas o represalias” sostuvo.

“Es por ello que se tuvo que recurrir a la regulación de horarios en cada cementerio, porque o comienzan a disparar mientras acompañan al occiso o simplemente son víctimas del hampa dentro del recinto y nadie hace nada” expresó Milano.

Archivo
Archivo

El trabajador resaltó que actualmente los precios para abrir una fosa son de aproximadamente siete mil bolívares. Sin embargo, la ganancia que obtienen es de aproximadamente mil bolívares.

“Los materiales no se consiguen. Se necesitan dos sacos de cemento y uno solo me cuesta 300 bolívares, eso sin meter loza que vale 600 bolívares y bloques a 23 bolívares cada uno. Se necesitan aparte unos tres ayudantes. Cuando te das cuenta solo te queda de ganancia mil bolívares” detalló el albañil.

Según el administrador del Cementerio municipal del municipio morreño, Ramón Milano, este problema se debe resolver con unión.

“Se debe trabajar de manera rápida y reunirnos todos. Este cementerio está copado, los únicos puestos que quedan son en el cerro, pero la mayoría de las personas no quieren eso” expresó Milano.

“Las medidas que se aplicaron como por ejemplo enterrar a muertos por arma de fuego de 8:00 a 10:30 de la mañana se tuvo que aplicar para reducir la inseguridad reinante en las cercanías del cementerio”, dijo.

Cremación y exhumación

Otros procesos aplicables al cuerpo de un difunto es la cremación en sustitución del entierro habitual y la exhumación de un cadáver tras seis años de muerto para trasladarlo de una tumba a otra o de un sitio a otro. Sin embargo, ambos se encuentran a elevados precios.

“La cremación se realiza actualmente solamente en el Cementerio Metropolitano de Barcelona y se encuentra alrededor de los 20 mil bolívares” precisó el Director General de Camposantos del municipio Sotillo, Gregory Núñez.

“La exhumación es un poco más económica pero igual eso es un acuerdo entre el trabajador que va a realizar ese proceso y el familiar del difunto” agregó Núñez.

Prontas soluciones

Entre las soluciones que el Director General de camposantos, plantea a las autoridades es principalmente la aprobación de la autonomía de los Cementerios Municipales de Puerto La Cruz y Barcelona para manejar precios más económicos y tener un personal propio.

“Debemos tener un personal propio para así poder controlar una tarifa fija, ya que mientras se tengan a los trabajadores particulares, estos cobrarán lo que quieran” expresó.

“En cuanto a la seguridad, se necesitan unidades patrulleras de seguridad para resguardar no solo el Día de los Difuntos, sino el resto del año a los familiares de las personas que allí reposan” dijo Núñez.

El Director aprovechó la ocasión para destacar que entre los proyectos del próximo año se encuentra la realización de un crematorio en el Cementerio de San Diego, en la entidad anzoatiguense.

“Allí pretendemos que sea más económico para todas aquellas personas que desean incinerar a sus familiares y amigos luego de muertos”, finalizó el director Gregory Núñez.

Horario establecido

Actualmente, el horario para el entierro de las personas por arma de fuego es de 8:00 am a 10:30 de la mañana. El familiar del fallecido que incumpla esta norma será multada con 20 Unidades Tributarias (2 mil 540 bolívares). Del resto el horario para los demás muertos es hasta las 2:30 de la tarde de lunes a sábado y domingo hasta la 1:00 de la tarde.

Pasos para la exhumación de un cadáver:

– Tener más de seis años de fallecida la persona.
– Buscar en el Instituto Autónomo Anzoatiguense de la Salud (Saludanz) el permiso de exhumación de un cadáver.
– Copia de certificado de defunción del fallecido.
– Copia de la cédula del fallecido.
– Papeles de propiedad de la fosa.
– Pago de 2 Unidades tributarias (2 mil 540 bolívares) en la oficina de recaudación de la alcaldía correspondiente al cementerio donde se encuentre el cadáver. (Llevar estos datos al cementerio para proceder a la exhumación).

Pasos para la cremación de un cadáver:

– Certificado de defunción original y copia.
– 4 copias de la cédula de identidad del fallecido.
– 1 copia de la cédula de identidad del viudo. Si el difunto era casado el acta de matrimonio, y si es viudo el acta de defunción.
– 1 copia de la partida de nacimiento y de las cédulas de identidad de todos los hijos reconocidos por el difunto. Si tiene hijos muertos el acta de defunción.
– 2 copias de la cédula de identidad de la persona que declara el fallecimiento.
– 1 copia de las cédulas de los padres del difunto si están vivos, si están muertos solo los nombres. (Todo ello llevarlos a la prefectura y explicar que el proceso es para la cremación del cadáver).

 

Patricia Aponte/ECS
[email protected]

Publicidad!