Usuarios ven en estos “gestores” la posibilidad de zafarse de trámites engorrosos en internet


Gestionar cualquier documento público en Venezuela es una completa “odisea”, así lo define Carmen Mendoza, un ama de casa quien asegura que lo mejor es buscar quién lo haga.

Para personas como Mendoza, han surgido en la zona norte de Anzoátegui, una especie de “gestores” que se han dedicado a hacer su “agosto”.

La mayoría de estos negocios están en pequeños locales en el centro de Barcelona. José Igualguana
La mayoría de estos negocios están en pequeños locales en el centro de Barcelona. José Igualguana

Uno de los casos más resaltantes es el trámite para sacar el Registro Único de Información Fiscal (RIF).

Pese a que el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) implementó la modalidad de que el RIF pueda ser actualizado de forma digital y gratuita, encargados de cyber y lugares de impresiones cobran por realizar el trámite.

Hasta 150 bolívares cobran los supuestos asesores por llenar las planillas vía internet.

“Esto lo hacemos por ayudar a quienes no tienen conocimientos del internet y se les hace dificil realizar el procedimiento. Nosotros los ayudamos y cobramos por el tiempo invertido”, comentó un joven trabajador, quien prefirió mantener su nombre en el anonimato.

El muchacho resaltó que no se trata de ningún delito, pues el costo del documento se basa en la impresión del papel, que en cualquier cyber de la ciudad varía entre 10 a 15 bolívares, aunado a lo que sería denominado como “los honorarios”.

Tramitar la cita para el pasaporte cuesta unos 200 bolívares, esto sin meter el valor de la impresión de la planilla.

De todo un poco

Inscripciones en la página web de la Gran Misión Vivienda Venezuela y en el Registro Único de Personas que Desarrollan Actividades Socioeconómicas (Rupdae), además de ingresos en el portal de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu) son algunas de los trámites que llevan a cabo estos comerciantes.

Sin embargo, son pocos lo que se quejan de la modalidad. La mayoría de los usuarios aseguran que ha sido una excelente idea, pues eso les permite realizar el trámite sin ningún procedimiento engorroso.

“En mi caso, busco a estas personas para que me ayuden, pues no tengo idea de cómo funciona el internet”, relató Juan López, un señor de unos 50 años quien explicó que desde hace mucho tiempo tenía que actualizar el RIF, pero como desde el mes de julio el proceso se hace a través de la web no sabía cómo hacerlo.

No es tan fácil

Pese a que todo parece salir tan bien, a estos creativos trabajadores también se les hace cuesta arriba trabajar con normalidad.

Douglas Díaz, quien tiene uno de estos negocios en su residencia, aseguró que conseguir la tinta para las impresoras es casi imposible. Afirmó que la escasez también les pega, por lo que cada día los costos de impresiones tienden a subir.

Escasez

La tinta para impresoras es otro de los productos que brillan por su ausencia. Quienes se dedican a trabajar con las impresiones en centros de copiado aseguran que continuamente aumentan de precio. Por el momento un pote tinta esta por el orden de 1.500 bolívares.

Emely Arenas C.
emely.arenas@elnorte.com.ve