Los productos de la marca son fabricados con materia prima biodegradable, que no hayan sido probadas en animales y amigables con el medio ambiente


La experiencia de trabajar como ilustradora durante 20 años en medios impresos de circulación nacional le permitió trazar líneas que se convirtieron en imágenes del acontecer noticioso del momento.

Pero a lo largo de estas dos décadas, Ana María Lora sintió que había una pieza en su rompecabezas que aún no encajaba, y fue durante un viaje al estado Sucre en el año 2007 que la caraqueña llenó ese vacío.

Con un tono muy dulce, palabras casi que estudiadas y ese acento pausado que caracteriza a los capitalinos, Lora rememora cómo su vida se puso en perspectiva y por qué decidió ser una aliada de la naturaleza.

Asegura que trabajar como voluntaria de la fundación MaricSictmar en Paria, fue una de las mejores cosas que le ha pasado. Sin embargo, confiesa que se sintió un poco avergonzada porque así también descubrió los daños que como especie podemos hacer.
“Esta gente vive en caseríos muy pequeños y se abastecen de agua en quebradas súper cercanas al mar, por lo que todo lo que se hace (aseo, lavar, entre otras actividades) va a parar al mar”, comenta Lora.

Y lo que empezó como una angustia para ella, se transformó en el estímulo para la creación de Herbaria Caribay, la marca de jabones y productos de higiene que esta infógrafa lanzó en 2013 con la intención de minimizar nuestro impacto negativo en el planeta.

herbaria caribayComo ella misma lo explica, para la fabricación de artículos Lora utiliza materias primas que reconoce son más costosas que las comunes, pero que las prefiere por su capacidad de biodegradarse más rápido.

Insumos como la manteca de cacao, la glicerina natural o los aceites esenciales para reemplazar las fragancias artificiales forman parte de los ingredientes que han hecho de Herbaria Caribay la preferida en seis ciudades del país.

Lora destaca que todo lo que ha aprendido en el arte de hacer jabones, ha sido prácticamente de manera empírica porque en Venezuela hay muy pocas iniciativas que se asocien a la enseñanza de lo ecológico.

“Investigué mucho, fui haciendo prácticas entre amigos y pues fue así como le fui dando forma a lo que hoy en día son mis jabones, labiales protectores para el sol, un antifaz antiestrés y otros productos que ofrece la marca”, explica Lora.

Inspiración

Entrar al taller donde “nace” Herbaria Caribay supone un estallido sensorial, porque allí convergen aromas tan predominantes, texturas muy marcadas y una iluminación destellante dentro del pequeño espacio.

La magia del lugar, que está ubicado dentro de la residencia de Lora, la inspira y le permite procesar hasta 230 barras de jabón por semana, las cuales eventualmente pasan 42 días en reposo a la espera de su empaquetado.

“Quien se asoma al taller, se sorprende siempre porque aquí huele a todo, desde fragancias herbales de raíces o flores como el malojillo, el ciprés, la menta o la naranja, hasta la lavanda y el cacao”, dice la ilustradora entre risas.

Insiste en que la fórmula de su producto es muy sencilla, en lo que se impone natural ante lo artificial, para que de alguna manera se contamine menos y las personas aprenden a hacer un uso más racional de los recursos como el agua.

“Para mí esto se basa en una filosofía de ayudar al medioambiente, de generar un impacto mucho menor, que todo se biodegrade más rápido, que las materias primas no se hayan probado en animales y que no se dañen las selvas”, puntualiza con bastante seriedad.

herbaria caribaySi bien Lora desarrolla una actividad económica plena, manifiesta que lucrarse de esto no fue su intención principal y enfatiza que desea que su producto se venda de minimalista para que conserve su carácter ecologista.

Pero Lora hace alarde de otra de las bondades de su producto, el cual señala como recipiente de muchas bondades de la aromaterapia, por lo que además de cuidar el ambiente, también colabora con la salud.

En definitiva, Lora afirma que la ética y pasión que siente por su trabajo es lo que la ha ayudado a salir adelante en este competitivo campo.

A futuro

Uno de los sueños de la ilustradora y creadora de la marca de jabones Herbaria Caribay, Ana María Lora, es crear una línea de productos exclusivos con cuyas ganancias pueda beneficiar a fundaciones que ayuden al desarrollo de tortugas marinas en Venezuela.

Cortesía
Cortesía

Paúl Rivas González
[email protected]