Publicidad!

El estratega, que también entrenó al Real Madrid, se estrenará dijo ante los medios de comunicación que ya no quería entrenar más

Ya “no quería” entrenar más, pero la situación lo exige: Jupp Heynckes fue presentado este lunes de manera oficial como nuevo entrenador del Bayern de Múnich, club que conoce perfectamente y que tratará de sacar del periodo de turbulencias que vive.

Su misión hasta el próximo mes de junio será enderezar el rumbo del gigante bávaro, que ha protagonizado un inicio de temporada decepcionante que tuvo su punto culminante en la derrota por 3-0 ante el París SG en la Champions. Esta derrota provocó el cese del italiano Carlo Ancelotti.

Con el “parche” de Heynckes el Bayern se da también un margen de tiempo para decidir serenamente el nombre del entrenador que deberá dirigir al equipo en los próximos años.

“No tengo ambición personal a mi edad y con mi palmarés”, indicó el exentrenador del Real Madrid, Athletic Bilbao o Tenerife entre otros, que vivirá su cuarta experiencia en el Bayern (1987-1991, 2009, 2011-2013).

Heynckes se retiró en 2013 después de ganar el triplete (Liga-Copa-Champions) con el conjunto bávaro el mismo año.

“Ya no quería más, eso es claro, pero no se trata de mí, sino del Bayern, para que tenga tiempo para elegir con tranquilidad un entrenador para la próxima temporada”, admitió el técnico de 72 años.

“Algunos son viejos con 45 años, otros son jóvenes a los 70. Yo formo parte de estos últimos”, explicó para justificar su regreso.

Leyenda
Heynckes añadió que aceptó el reto por su “fuerte amistad” con el presidente Uli Hoeness.
Para la directiva del club germano, Heynckes tiene el perfil ideal de entrenador para acabar esta temporada.

“Jupp es el entrenador ideal para esta situación: conoce el club (…). Sabrá lo que hay que hacer para enderezar el rumbo”, afirmó el Director general Karl-Heinz Rummenigge.

Heynckes no solo mantiene excelentes relaciones con los directivos bávaros, sino también con buena parte de los jugadores, algo primordial para saber gestionar el volcánico vestuario del Bayern.

De los once titulares que ganaron al Borussia Dortmund la final de la Liga de Campeones de la temporada 2013, sólo cuatro han dejado el club: Mandzukic (Juventus), Dante (Niza), Schweinsteiger (Chicago) y Phillip Lahm (retirado).

Solución
A corto plazo, Heynckes tendrá sacar partido a un plantel que parece fuera de forma, con dos empates consecutivos en las dos últimas jornadas de Bundesliga, especialmente hombres que fueron puntales en el pasado, como Thomas Müller, Jerome Boateng, Franck Ribery o Arjen Robben y cuyas relaciones con Ancelotti eran, cuando menos, complicadas.

Consciente de esta dificultad, Heynckes explicó este lunes que “hay en el seno del club una jerarquía (de jugadores) que hay que tener en cuenta”.

El técnico tendrá sobre todo que resolver el “problema Müller”, que se ha convertido en una cuestión de Estado.

En el esquema 4-2-3-1 de Ancelotti, el anárquico campeón del mundo de 28 años, uno de los jugadores más mimados y queridos por los aficionados, no encontraba su lugar. Y cuando se le dio una oportunidad tampoco convenció.

Sin mucho tiempo

Heynckes no tiene mucho tiempo por delante para hacer reaccionar al equipo, que el sábado volverá a la Bundesliga tras la pausa internacional con el objetivo de comenzar a recortar los cinco puntos de desventaja que tiene sobre su gran rival, el Borussia Dortmund.

Y lo hará en la siempre complicada cancha del Friburgo ,antes de recibir la próxima semana al Celtic de Glasgow en la Champions.

Logo de AFP
Agence France-Presse

Con información de la agencia de noticias AFP

Publicidad!