Publicidad!

Holanda propinó a Israel su primera derrota del Clásico Mundial de béisbol al derrotar ayer con marcador de 12 carreras por 2 con cinco rayitas empujadas por Didi Gregorious.

Israel es la sensación del torneo. Debutante absoluto en el Clásico y un país sin tradición beisbolera, había ganado cuatro partidos seguidos, incluido uno a Cuba, potencia del deporte.

También había doblegado 4-2 a Holanda en su debut. Pero la de ayer fue otra historia.

Gregorious impulsó una carrera en la tercera entrada, en que Holanda anotó cuatro veces y se puso 6-0. Y en la cuarta el bateador designado pegó un jonrón de tres carreras que dejó la pizarra 10-0. Agregó otra anotación con un elevado de sacrificio en la octava.

El encuentro fue suspendido al final de la octava por la regla del nocaut, en vista de que Holanda tenía diez carreras de ventaja.
Wladimir Balentien, que juega en Japón, produjo tres anotaciones para los holandeses.

Jair Jurrjens fue el pitcher ganador luego de ponchar a cinco y tolerar cinco hits y una carrera en seis innings.

“Perdimos con Israel en la primera ronda. Hoy tratamos de no cometer errores”, dijo el mánager de Holanda Hensley Meulens. “J.J. (el abridor) tuvo un gran día y los maniató, y pudimos anotar carreras temprano”.

“Somos un equipo que pega muchos hits y que creemos en nosotros mismos. Eso lo vieron hoy: 15 hits”, expresó Balentien.

El abridor israelí Corey Baker no sobrevivió a la segunda entrada. Cedió tres hits y cuatro carreras y cargo con la derrota.

Redacción
redaccion@elnorte.com.ve

Redacción El Norte
Publicidad!