Publicidad!

La versión extraoficial del caso señala que el occiso tenía vínculos con un grupo delictivo

Alfredo José Pericana Pereira, de 27 años, salió de su casa, ubicada en la calle El Cerro, barrio Las Delicias de Puerto La Cruz, el miércoles 8. Nunca más regresó.
Desde entonces, la angustia se apoderó de sus parientes y allegados, quienes formalizaron la denuncia de su ausencia ante las autoridades el viernes 10.

Tres días después, la esperanza de encontrarlo con vida se desvaneció cuando encontraron su cadáver en la población de Santa Inés, al sur del municipio Simón Bolívar.

El cuerpo del obrero de la construcción, que fue sepultado en una fosa improvisada en un terreno baldío, estaba en avanzado estado de descomposición.

De forma preliminar se conoció que tenía cuatro heridas por arma blanca, dos de ellas en la cabeza y el resto en el abdomen.

De manera extraoficial se supo que la víctima tenía presuntos nexos con una organización criminal que opera en la zona rural de Barcelona.
Supuestamente Alfredo José se quedó con lo robado de una finca, lo vendió y no repartió la ganancia. Esto fue su sentencia de muerte.

Poco receptivos

Los parientes de Alfredo José Pericana Pereira se mostraron herméticos ante la prensa. Y aunque no declararon, trascendió que ellos fueron los que colaboraron con el Cicpc para saber con quién solía frecuentar el infortunado. Esta información permitió dar con los sujetos que lo mataron, y ya por el caso hay un hombre detenido.

Paúl Rivas González
[email protected]

Redacción El Norte
Publicidad!