Los afectados pidieron al gobernador Nelson Moreno soluciones para este grave problema


Quienes a diario son intervenidos quirúrgicamente en el hospital Luis Alberto Rojas de Cantaura, suelen padecer posteriormenteun verdadero viacrucis, debido a la falta de elevadores que les permitan llegar sin problemas a las áreas de recuperación ubicadas en los pisos 2 y 3 de este recinto.

Tal situación afecta a una decena de pacientes por día, quienes son remitidos a una sala de cuidados intermedios localizada en la planta baja, cuya capacidad es superada constantemente a causa de la alta demanda registrada en el principal centro sanitario de la zona centro.

“Para colmo de males, las personas con operaciones consideradas de bajo riesgo son llevadas en brazos de camilleros o familiares hasta los pisos superiores, aumentado con ello las posibilidades de complicaciones intrahospitalarias que ponen en peligro la vida de estos enfermos”, señaló José Franco, directivo del Comité de Usuarios y Seguimiento a los Servicios Públicos del Municipio Freites.

Franco comentó que “el 22 de noviembre del pasado 2012, los tres ascensores del sanatorio local se dañaron al cumplirse su vida útil, por lo que durante un año cientos de pacientes fueron movilizados accionando manualmente uno de estos aparatos, el cual terminó colapsando, tal como se advirtió en varias ocasiones”.

Carlos Alberto Pirela
[email protected]