Publicidad!

Agua, luz, banda ancha, suscripción por cable y telefonía, son algunas de las prestaciones que están siendo víctimas de hechos punibles con la finalidad de revender en el mercado negro los equipos y materiales sustraídos de forma ilegal


La delincuencia y los hechos vandálicos continúan poniéndose su antifaz para seguir siendo los villanos en el estado.

En mayo de 2016, la planta potabilizadora de El Rincón -zona rural de Sotillo- fue víctima del vandalismo. Le hurtaron todos los cables. Archivo

Con una segueta en la mano como única arma de combate y la fuerza de su propio cuerpo para movilizarse, comienzan a trepar postes y saltar paredones con malicia para hacerse de un jugoso motín: los cables de cobre de los diferentes servicios públicos.

El presidente para el Fomento Eléctrico en el estado Anzoátegui, Elvis Villalobos, informó que en los últimos 12 meses la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) ha recibido más de tres mil denuncias de hurtos de materiales y equipos en los 21 municipios de la entidad.

Señaló que, de 40 subestaciones, siete han sido desmanteladas parcial o totalmente; mientras que 14 han sido víctimas de hurtos en reiteradas ocasiones.

“Los municipios Simón Bolívar (Barcelona), Simón Rodríguez (El Tigre), Anaco (Anaco) y Fernando de Peñalver (Puerto Píritu) son los más afectados con estos hechos vandálicos”, recalcó.

Precisó que los equipos eléctricos con los que más cargan los amigos de los ajeno son con los conductores cuesta tierra de cobre, cuya finalidad es mantener la frecuencia de los pararrayos para evitar choques de relámpagos.

Transformadores de postes en sectores populares y conjuntos residenciales; lámparas, bombillos y cajas de controles de alumbrado público -para regular el encendido y apagado de las luces de día y de noche-, son otros de los insumos desvalijados al servicio que presta Corpoelec.

Más hurtos

El 25 de mayo de 2016 la planta potabilizadora de agua de El Rincón, zona rural de Sotillo, amaneció apagada. ¿La razón? Todo el cableado -conductores eléctricos y cables de potencia- que alimentaban esos motores había sido hurtado.

En esa oportunidad, los municipios Guanta, Sotillo, Urbaneja y parte de Simón Bolívar, quedaron sin el suministro hídrico.

El 27 de enero de este año, la situación se repitió una vez más. La presidenta de la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe), Beatriz Marcano, reveló que en los últimos días robaron instrumentos en plantas y redes del servicio; además de suspender el servicio eléctrico hacia esos equipos.

Tableros de operaciones y cables, son las principales herramientas que los delincuentes se llevan de este servicio público.

Sin embargo, tanto el presidente para el fomento eléctrico, Elvis Villalobos, como Beatriz Marcano -presidenta de Hidrocaribe-, anunciaron que estos hurtos traen como consecuencia las fallas constantes en el suministro de luz y agua, siendo perjudicados los mismos habitantes.

“También estas acciones pueden formar parte de un sabotaje malintencionado con la única finalidad de malponer estos servicios”, argumentó Marcano.

Para revender

Habitantes del eje metropolitano de Anzoátegui (Barcelona, Guanta, Puerto La Cruz y Lechería), sentenciaron que el único objetivo del robo de cables de cobre de los diferentes servicios es para su reventa en el mercado negro.

Es de resaltar, que el metro de cable de cobre se consigue en las ferreterías en un precio aproximado de Bs. 25 mil; En las chiveras, por su parte, el valor del kilo de cobre asciende a Bs. 35 mil.

El vigilante Cristian Castro relató que hace 20 días salió de su vivienda en el sector El Viñedo de Barcelona para trabajar. Cuando regresó en la noche a su casa todos los cables se los habían llevado.

“Todo el cableado y el alumbrado público lo hurtaron. Yo entiendo la necesidad que tienen las personas, pero eso no es motivo para que carguen con lo que consigan. El gobierno debería hacer algo al respecto”, sentenció.

Una situación parecida vivió hace varios meses el obrero Guido Benedetti en el mismo sector. El hombre narró que, en esa oportunidad, los mismos habitantes tomaron la justicia por sus propias manos y les cayeron a golpes al hombre que minutos antes había hurtado los cables de luz. Añadió que, presuntamente, esos equipos hurtados son vendidos en chatarreras para, con ese dinero, comprar sustancias estupefacientes.

“Ese hombre que es habitante de El Viñedo también, no ha vuelto a robar. Esperemos que no lo haga en un futuro porque los afectados somos todos nosotros que luego tenemos que pasar hasta tres días sin luz por culpa de esos desalmados”, agregó.

Nueva dirección

El pasado 4 de octubre, el Gobierno nacional incorporó una nueva dirección contra el delito: la de Seguridad para las Telecomunicaciones, adscrita al Viceministerio de Prevención y Seguridad Ciudadana.

El ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, puntualizó en esa oportunidad que esta dirección fue creada para llevar un monitoreo permanente e integral de las novedades que se presenten en todo el eje nacional.

“Contaremos con acompañamiento policial y militar para la restitución del servicio que se encuentre afectado, para el mantenimiento y resguardo de las antenas, así como el sistema de fibra óptica pública y privada”, informó.

La Gerencia de Comunicaciones y Asuntos Públicos de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv), comunicó que también sus redes han sufrido vandalismo, hurto y daños de terceros en las redes de telecomunicaciones.

Anunciaron que trabajan junto a los organismos de seguridad del Estado y visitan chatarreras de la zona para verificar que no están comercializando de forma ilegal el material estratégico de la empresa.

Ratificaron que el contacto es constante también con las comunidades que han sido víctimas de hechos vandálicos para, de forma mancomunada, atacar el problema y dar soluciones rápidas.

Más allá

La compañía de teléfonos Movistar tampoco ha escapado del hurto y vandalismo del que son víctimas los servicios públicos en Anzoátegui.

Según datos oficiales llevados por la empresa, de 2 mil 602 Estaciones de Telecomunicaciones (ET) que hay en todo el país, en 2015 hubo 198 hurtadas. En 2016, la cifra ascendió a 392; es decir, 98% más de hurto.

Eso trajo como consecuencia que se elevara a 47 las ET fuera de servicio durante 2016.

Las cifras apuntan a que la mayor cantidad de hechos vandálicos ocurren en el oriente del país (Anzoátegui, Sucre y Nueva Esparta), donde los malhechores cargaron con equipos de 162 de las 256 estaciones de telecomunicaciones.

Paramaconi (Monagas), Cantaura (zona centro de Anzoátegui), Puerto La Cruz (Anzoátegui) y Barbacoa (Barcelona-Anzoátegui) son las estaciones de telecomunicaciones que más fueron víctimas del hampa durante el año pasado. Los hurtos ascienden a entre seis y 10 por cada ET, donde los vándalos se hicieron con plantas eléctricas, baterías para encender esas plantas, aires acondicionados y cables de fibra.

“Todos estos hurtos trae como consecuencia que tanto las subestaciones como las estaciones de telecomunicaciones, no vuelvan a funcionar al 100% y el servicio comience a presentar fallas a corto o mediano plazo”, reveló una fuente asociada a la empresa que no quiso identificarse.

El presidente de Fomento Eléctrico, Elvis Villalobos reiteró que se necesitan efectivos policiales que de verdad cumplan con su deber; además de más métodos de protección como la incorporación de cercas perimetrales en plantas y subestaciones que están desprotegidas.

Número para todos

A través del número de teléfono 0800-ANTENAS (0800 2683627) La Dirección de Seguridad para las Telecomunicaciones atiende las incidencias que afectan el servicio de telecomunicaciones a través de un proceso de alertas tempranas.

Además, Corpoelec mantiene un centro de atención de reclamos de hurtos en la entidad a través de los números (0281-267.01.44 y 0281-266.09.26).

La Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) por su parte, cuenta con los números *187 (Movilnet) o 187 (Cantv) para denunciar esos hechos.

Patricia Aponte
[email protected]

Publicidad!