“Cuando necesitamos la victoria, la conseguimos”, afirmó el entrenador de los Diablos Rojos al terminar el encuentro


El sueco Zlatan Ibrahimovic fue el gran protagonista en la victoria 3-0 del Mánchester United en casa ante el Saint Etienne, ayer en la ida de los dieciseisavos de final de la Liga de Europa.

‘Ibra’ firmó sus tantos en los minutos 15, 75 y 88 (el último de penal), con lo que los Red Devils encarrilan su pase a los octavos de final, antes de la vuelta de la próxima semana en Francia.

El sueco eleva a 17 goles en 14 partidos su número de goles contra el Saint Etienne, un rival que ya se le daba especialmente bien cuando vestía los colores del París Saint-Germain.

El primer gol de Ibrahimovic ayer fue con una falta cuya trayectoria fue desviada por Vincent Pajot, antes de entrar en el arco de Stéphane Ruffier (15).

Luego el jugador escandinavo firmó el segundo en el 75, aprovechando un rechace del portero visitante, y en el 88, desde el punto de penal, ponía un 3-0 que parece dejar el pulso sentenciado.

Sobre el campo, otro de los alicientes era el duelo entre dos hermanos, los Pogba, en el que Paul derrotó a Florentin, con su madre como espectadora en las gradas de Old Trafford.

Florentin estuvo sólido en la banda izquierda e incluso se permitió atacar, pero no fue suficiente para los ‘Verts’. Paul no estuvo en su mejor noche, con un aporte ofensivo limitado, pero su compañero Ibrahimovic resolvió para el United.

Con confianza

“Cuando necesitamos la victoria, la conseguimos. Si estamos concentrados, respondemos. Hoy en la primera parte estuvimos algo relajados”, analizó el técnico del United, José Mourinho, que paradójicamente se fue al vestidor tres minutos antes de cumplirse los 45 minutos de juego.

AFP
[email protected]