Publicidad!

Como Pedro José Hernández Martínez, de 36 años de edad, fue identificado el hombre que consiguieron sin signos vitales, la mañana del pasado miércoles, en las gradas del estadio de béisbol Enrique Cedeño del sector Isla de Cuba, en Puerto La Cruz.

Este había sido golpeado en la cabeza con una piedra de, al menos, dos kilos de peso.

A la medicatura forense del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), en Barcelona, se apersonó el padre de la víctima, Pedro Hernández, para reclamar el cuerpo.

El señor relató que la víctima siempre estuvo “en malos pasos” y reconoció que vivía en la calle desde hacía varios años.

“Hace 10 años, aproximadamente, mi muchacho trabajaba con su mamá, Soraya Martínez, vendiendo empanadas en un puesto cercano al hospital Luis Razetti, pero terminó aburriéndose de eso”, aseguró.

El hombre afirmó que el occiso había decidido irse a la indigencia, luego de que su mamá decidiera mudarse al sector San Paulo, en la vía a la zona rural de Onoto, en Barcelona.

“Tenía conocimiento de que Pedro pernoctaba entre el mercado municipal de Puerto La Cruz y el antiguo bingo Platinum”, señaló.

Presunta riña
El padre de la víctima aseveró que hacía varios meses a Pedro Hernández le habían disparado en una pierna, por lo que presume que su muerte fue producto de una riña.

“Estoy consciente de que mi hijo andaba en malos pasos, pero no debió haber muerto de esa manera”, reconoció.

El occiso dejó a una hija de 14 años de edad y era el tercero de cinco hermanos.

El Cicpc investiga el caso.

Publicidad!