Se tiene previsto que el presidente Nicolás Maduro apruebe hoy el proyecto con apoyo del TSJ

Para hoy se tiene previsto que el presidente Nicolás Maduro apruebe el proyecto de Ley de Presupuesto de la Nación correspondiente al 2017, sin contar con la aprobación de la Asamblea Nacional (AN).

“La máxima sala del TSJ emitió sentencia el pasado martes. Así que, después de discutir el presupuesto el día de mañana (ayer), convocaré al congreso de la patria el viernes y aprobaré el presupuesto de la nación y lo entregaré al Tribunal Supremo”, aseguró el mandatario.

La decisión se fundamentó en el desacato que voluntariamente mantiene un grupo mayoritario de diputados que actualmente integra la Asamblea Nacional, respeto de sentencias del TSJ y de la Constitución, así como también en el estado de excepción y emergencia económica, declarado constitucional por la Sala en sentencia N° 810 del 21 de septiembre de 2016.

Cuya ampliación fue solicitada el pasado 3 de octubre por el presidente Maduro, de conformidad con la previsión contenida en el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil.

Sin embargo, esta medida ha generado mucha controversia porque sería la primera vez en que el Poder Legislativo no tenga participación en la discusión y aprobación del presupuesto.

Según algunos representantes políticos y expertos se está violando la Constitución, pues la AN es quien tiene potestad de fiscalizar al Poder Ejecutivo.

“La Ley del Presupuesto tiene que ser presentada ante el parlamento porque alguien tiene que vigilar que el administrador de la hacienda pública se rija por unas normas”, destacó el politólogo Ángel Lugo.

La polémica medida que ha sido cuestionada por anzoatiguenses dentro y fuera de las estructuras políticas, deja al margen al Poder Legislativo, acción que busca el máximo representante nacional, para dejar sn efecto las funciones y potestades de la mayoría opositora de la AN.

Según el Presidente, el presupuesto 2017, debe ser aprobado “porque sí”, puesto que de eso depende la actividad económica del país para el año próximo.

Ángel Lugo

La AN es el organismo con potestad para aprobarlo

“La sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), no tiene la competencia para aprobar el presupuesto nacional correspondiente al año 2017. Por ende se está violando la Constitución descaradamente”, esta fue la opinión del politólogo Ángel Lugo sobre el anuncio del presidente Nicolás Maduro referente a la aprobación del presupuesto de la nación.angel-lugo

Según el experto se le está quitando la potestad a la Asamblea Nacional (AN), quien es el único ente que sirve de contralor y fiscalizador al Poder Ejecutivo.

Señaló que el Poder Legislativo es el único que puede crear leyes. “Este presupuesto sale como la Ley de Presupuesto de 2017, por ende es la AN quien debe evaluar en la mesa técnica y posteriormente aprobarlo o no”, manifestó.

Acotó que esto podría generar problemas para el próximo año pues ningún banco internacional le va a prestar dinero a Venezuela al saber que no existe un ente que regule al Poder Ejecutivo.

Filiberto Martínez

El Ejecutivo está actuando dentro de la Constitución

Para el dirigente regional del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Filiberto Martínez, el mandatario nacional Nicolás Maduro, está actuando dentro de la Constitución, al consultar con el TSJ lo referente a los recursos para el próximo año.

filiberto-martinez-antonella-valente

Explicó que la ley contempla tres vías para la aprobación del presupuesto: la Asamblea Nacional, decreto de ley y a través del Tribunal Supremo de Justicia.

El político aseguró que ante la negativa de la mayoría de la AN de aprobar las leyes que ha enviado el Ejecutivo, se decidió saltar esa vía.

“Sabemos que el parlamento no va a aprobar el presupuesto porque el 70% irá a las misiones sociales y la oposición no piensa en el pueblo”, dijo Martínez.

Recalcó que para legitimizar aún más la aprobación del presupuesto 2017, el gobierno ha comenzado una consulta nacional con todos los sectores para dar a conocer el alcance que tendrá el mismo y en qué áreas será afianzado.

Héctor Amarista

Debe abrirse un debate sobre el presupuesto con el pueblo

“Mientras la Asamblea Nacional se mantenga en desacato es necesario que se busquen otras vías para aprobar el presupuesto de la nación para el 2017”, relató Héctor Amarista quien se desempeña como relacionista industrial.foto-3carita

Destacó que la medida tomada por el presidente Nicolás Maduro es la correcta, esto con el fin de no entorpecer el trabajo que se viene realizando por parte del Ejecutivo nacional.

“No se puede correr el riesgo de que las misiones sociales se vean afectadas simplemente por capricho de la AN. Para exigir que el presidente Maduro discuta el presupuesto, ellos deben de empezar a cumplir con la ley”, enfatizó.

Aplaudió la iniciativa del mandatario nacional de aprobar el presupuesto a través de asambleas con el poder popular.

“Esperamos que se abra un debate y se discuta abiertamente el presupuesto con el pueblo, quienes son a la final los más beneficiados o afectados por la situación”.

Carlota Salazar

El máximo órgano de justicia insta a desconocer leyes

La coordinadora del movimiento Anzoátegui Plural y dirigente de oposición, Carlota Salazar, aseveró que con la sentencia del TSJ, se insta a desconocer las leyes.

Catalogó como un “carmonazo” las pretensiones del Ejecutivo nacional al no consultar con la Asamblea Nacional un tema tan importante como lo es el presupuesto de la nación para el ejercicio económico 2017. “Es el ejercicio de la consulta del yo con yo, no hay pluralidad”.carlotta-salazar

Salazar refirió que con estas medidas se pone en evidencia que no existe independencia entre los poderes públicos puesto que el Ejecutivo da órdenes que el TSJ no tarda en ejecutar.

Expresó que el gobierno está resteado a desconocer la voluntad del pueblo que colocó a los representantes del Poder Legislativo en sus cargos dejando sin efecto las decisiones que por derecho les confiere la Constitución nacional.

Indicó que el Ejecutivo acusa de desacato a la AN, mientras ejerce el desacato al pasar por encima de las leyes.

K. Fernández/ Y. González
[email protected]