Expertos en salud mental alentaron a los padres a buscar opciones dentro de casa que le permitiera a los chicos relajarse, como ir por ejemplo ver películas, compartir juegos de mesa, pintar en familia o incluso realizar jardinería


Ser niños es vivir la vida a plenitud llevada por la inocencia característica de esta etapa, en donde las únicas preocupaciones suelen ser cumplir con las labores escolares.

Cada 16 de junio se celebra el Día Internacional del Niño, fecha en que se rinde tributo a estos pequeños héroes, que con tan sólo su presencia arrancan sonrisas y le devuelven la felicidad a cualquier persona.

Pero los infantes venezolanos verán opacada esta fecha tan esperada por ellos, con la realización de actividades políticas que se llevarán a cabo este día.

A pesar de que en días anteriores algunos entes realizaron eventos recreativos, muchos padres optaron por quedarse en sus hogares para resguardar su integridad física debido a los constantes trancazos que se han suscitado en todo el país, y los disturbios que estos posteriormente generan, otros en su lugar decidieron ir a “sortear la suerte” en la búsqueda de alimentos regulados que les permitieran llevar la comida a su mesa.

Dura realidad

Nelsy Salcedo, psicóloga y terapista de conducta, comentó que este lamentable escenario que desde hace tres años se ha recrudecido a escala nacional afecta a todos los niños del país, quienes a su criterio y perspectiva “primero cambiaron los juguetes y creyones para salir junto a sus padres a hacer largas colas por alimentos y ahora muchos de ellos acuden a las marchas en contra y a favor del Gobierno nacional”.

Un ejemplo de esto fue la imagen que se volvió tendencia en el país y el mundo, en donde se veía a tres pequeños en medio de una calle cerrada con sus juguetes y al fondo la Bandera Nacional.

Esta fotografía fue reposteada recientemente por Diana D’Agostino, esposa del diputado de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup, la gráfica estuvo acompañada del mensaje: “Cilia Flores, ustedes les robaron la infancia a los niños quienes trancan calles con sus juguetes porque no ven futuro. Alza tu voz por los niños!”.

“Es increíble la cantidad de infantes que diariamente se pueden ver en las calles y no es divirtiéndose precisamente, lamentablemente ellos son los más perjudicados, ya que no saben de política, ni de inflación, ni de escasez de alimentos ni medicamentos, pero es sumamente sorprendente ver cómo reaccionan ante cualquier cuestionamiento que se les realice con referencia a la situación que se vive en Venezuela, han perdido su inocencia”, puntualizó la especialista en terapia conductual.

Salcedo destacó que el daño que se les está ocasionando a los pequeños es irreversible, insistió en que cada día son más frecuentes los niños que son remitidos por sus docentes con especialistas, debido a que reflejan ese sentimiento de impotencia y frustración que les generan estos inconvenientes en cambios de conducta y bajo rendimiento escolar.

“Anteriormente solamente se veían en los consultorios a niños con necesidades especiales o aquellos cuyo entorno familiar afectara su comportamiento, ahora son más los que llegan con problemas de estrés, ansiedad y depresión, y al empezar a indagar te das cuenta que el factor país es el detonante”, concretó la doctora Salcedo.

No obstante, alentó a los padres a buscar opciones dentro de casa que le permitiera a los chicos relajarse, como ir por ejemplo a ver películas, compartir juegos de mesa, pintar en familia o incluso realizar jardinería.

Imposible

Como imposible catalogaron Adriana González y su esposo Luis Guaiquirián la posibilidad de llevar a sus hijos a pasear por el Día del Niño. Destacaron que esto es un verdadero lujo que ya ni las personas de la clase media pueden darse debido a que la inflación se “comió los ingresos de los venezolanos”.

“Tenemos tres hijos, uno de ellos tiene apenas un año, es decir aún usa pañales, y aunque nos sumamos a la onda de los tipo ecológicos debemos comprar desechables para colocárselos en la noche, aunado a esto debemos tener como prioridad los alimentos antes que una salida a la playa o al cine”, expresó la pareja.

Esta misma respuesta fue la ofrecida por Ángela Díaz, madre soltera de unos gemelos, la maestra de educación integral indicó que con lo que ganaba no le alcanzaba sino para medio subsistir, ya que tampoco el hecho de tener un empleo le garantizaba costear los gastos básicos.

No obstante, Díaz indicó que a diario trata de evitar hablar frente a sus hijos de la “terrible crisis económica” que enfrenta el país, debido a que sabe que esto los afectará aún cuando no entiendan con exactitud lo que ocurre sabe que les está causando un daño.

Agregó la docente de 3er grado de educación básica que durante este año escolar pudo notar como esto ocasionó una baja en las asistencias a clases, ya que muchos de los representantes alegaban no tener con quien dejar a sus hijos y debían llevarlos con ellos a adquirir productos regulados, lo que repercutió significativamente en el rendimiento académico.

Denuncias

Ante diferentes organismos internacionales como el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) fue denunciada por representantes del Ejecutivo nacional la presencia de menores de edad en las marchas, que durante más de 100 días han tomado las calles de Venezuela y en las cuales han perdido la vida unas 115 personas según cifras del diario Runrunes, estos alegaron que los infantes eran empleados como escudos humanos.

Otro punto que mantiene en vilo a la ciudadanía es el incremento del 11% de desnutrición infantil, según estudios realizados por la organización Cáritas el pasado mes de mayo.