Publicidad!

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) perdió. Las buenas intenciones no bastaron. Luego del intento de diálogo con el oficialismo, son menos los venezolanos que se identifican con el principal partido opositor.

Con este panorama, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, aseguró que no existe proceso de diálogo alguno entre la oposición y el Gobierno.

“Si quiere utilizar la palabra diálogo para lavarse la cara al ver que el país está en la bancarrota, pues no es así. El único diálogo que tendremos los venezolanos es el voto”, señaló.

El analista político Eduardo Guzmán, desde su perspectiva, dice que la MUD se suicidó en ese segundo intento de conversación “sana” con representantes del régimen cívico-militar, como ellos mismos se califican.

Guzmán explica que la coalición de partidos dejó de representar a la oposición para ser el promotor de intereses personales de sus principales voceros.

“Ese es un saco de gatos que ha venido discutiendo es el poder de posicionamiento político. Henry Ramos Allup tiene aspiraciones presidenciales y por eso sacrificaron el revocatorio y el juicio político. Él se sentó en Miraflores a negociar con Maduro. Esto lo alargarán hasta 2018 y se lanzará como candidato”, advirtió el estudioso.

Según información de inteligencia, la parafernalia de diálogo fue preparada en Cuba para oxigenar la estadía del Gobierno entre tantos problemas que lo asfixiaban.
“Aquí no hay salida política ni electoral, la salida parece ser una intervención militar”, sentenció Guzmán.

Otro cantar es el del Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, quien afirmó que existe la posibilidad del restablecimiento del diálogo entre el gobierno y la oposición, gracias a los esfuerzos de los mediadores en el proceso.

“No está truncada la posibilidad del restablecimiento del diálogo, hay esfuerzos que se están haciendo, lo está haciendo Unasur, el Vaticano, los facilitadores”, expresó desde la sede de la Defensoría del Pueblo en Caracas.

Iglesia cree que Gobierno quedó descubierto en diálogo

El invitado incómodo. La Iglesia católica pasó de ser mediadora a ser juzgada por los dirigentes oficialistas durante el proceso de diálogo.

Aunque ofendida en reiteradas ocasiones, el representante del catolicismo y cardenal venezolano Baltazar Porras rescata algo positivo de tantos desencuentros. Para él, las posturas arbitrarias de cerrar salidas políticas y constitucionales evidencian la intención del Gobierno.

“En la Iglesia estamos acostumbrados a este tipo de respuestas. Duele, por supuesto, porque ofenden a la mayoría del pueblo venezolano (pero) la Iglesia no es un invitado de palo, sino un árbitro”, aclara el también arzobispo.

El líder religioso percibe que las acciones han deslegitimado la función y el desempeño de su gobernabilidad. Correr la arruga y sin resultados concretos es la práctica que ha observado en los últimos encuentros entre factores adversos.

A pesar de esto, confiesa que la religión está dispuesta siempre a mediar. Ahora con una nueva petición: justicia y misericordia.

Politólogo sentencia que 2017 fue de fracaso para oposición

La entrada triunfal al 2017 con la victoria del seis de diciembre del pasado año no bastó. Las malas decisiones le costaron caro a la oposición venezolana.

Para el politólogo Carlos Raúl Hernández, la MUD caminó de fracaso en fracaso durante su primer año de mayoría parlamentaria. Antes del diálogo, ya habían perdido todo.

“Abandonaron las elecciones gubernamentales, la marcha a Miraflores, el Referendo, el juicio y ahora el diálogo. La estrategia se desvió. Hoy la oposición está debilitada y es un año de frustraciones”, admite Hernández.

Aunque cree que los encuentros entre ambos bandos fueron necesarios, rechaza que se tomaran posturas radicales para “sacar” al gobierno del poder en ocho meses.

Recomienda el retorno del camino planteado al principio. Ir por las elecciones gubernamentales, apuntar a lo democrático, pacífico y de menos confrontación posible es lo que recomienda a los líderes adversos.

Congresista del Psuv acusa a la MUD de golpear el diálogo

Sin autocrítica que reflexionar. Para los representantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) la actitud del bando oficial durante los encuentros de diálogo estuvieron a la altura diplomática.

El diputado a la AN por el estado Anzoátegui, Earle Herrera, asegura que son los representantes de la MUD quienes pretenden “darte una patada a la mesa”.

“Están sufriendo una especie de beriberi político. Un día apoyan el diálogo y otro día lo rechazan. Un día acatan las decisiones del TSJ como la desincorporación de los diputados indígenas de Amazonas y otro día desacata”, advierte el asambleísta.

Herrera recuerda que el oficialismo cumplió promesas. Como liberar presos políticos. Cree que la oposición los acusa de incumplimiento porque están pidiendo más de lo acordado.

Por último, anuncia que si la MUD se levanta de las conversaciones, invitarán a los empresarios, productores y jóvenes “para que sea el país quien esté sentado allí dialogando”.

Diputado de la MUD no rescata nada positivo de encuentros

Un fracaso total. Los protagonistas del diálogo lo admiten pero sin sentirse perdedores ni atormentarse por lo que para algunos fue un error.

El diputado a la Asamblea Nacional de la MUD por el estado Anzoátegui, Carlos Andrés Michelangeli, cree que la responsabilidad fue el Gobierno con sus actitudes arbitrarias.

“El régimen se combate con resistencia. Los gobiernos con oposición. Esto no es democracia. Por eso hemos tenido una lucha desigual. Fue un fracaso pero el diálogo era necesario en el momento. Teníamos la esperanza de que funcionara”, argumenta Michelangelli.

Aunque en el seno de la coalición no se sienten derrotados, el diputado asegura que se debe admitir la responsabilidad de lo que sucedió y retomar la agenda de calle pacífica para rechazar la permanencia de los dirigentes rojos en el poder.

“¿Y qué haremos? Alentar y explicarle a la gente que la esperanza no se perdió. Nos sentamos en una mesa por la crisis de Venezuela. Estoy convencido de que más temprano que tarde se va a calentar la calle”, culminó.

 

Katherine Carrizales
[email protected]

Publicidad!