Publicidad!

Sexagenario que murió con múltiples cortes, trabajaba en matadero de Clarines


El hijo de Ramón Sáez, de 60 años, se convirtió en su asesino.

En un ataque de rabia, su única descendencia masculina le cortó la cara, espalda, abdomen y le dejó medio pie derecho amputado de un machetazo.

Aparentemente, alrededor de las 5:00 de la madrugada del pasado martes, José Ramón Sáez, de 26 años, despertó a su progenitor para atacarlo.

La madre del joven, quien también estaba en su residencia ubicada en el caserío Carutico en Clarines, intervino y trasladó al trabajador del matadero de la localidad al hospital Dr. Luis Razetti de Barcelona.

Pero Sáez no resistió los múltiples cortes. Luego de intervenirlo quirúrgicamente para reubicar las fracturas de sus brazos y suturar los cortes, murió la madrugada de ayer.

El sobrino del sexagenario, Josué Hernández, aseguró que el hijo del hombre padece una discapacidad mental. Aunque no especificó cuál.

Relató que sus familiares llevaban meses sin encontrar los medicamentos para controlar sus ataques de rabia, que terminaron por desencadenar la muerte de su padre.

Por ahora, el muchacho permanece detenido en la comandancia de Polianzoátegui en Clarines mientras investigan el suceso.

Padre trabajador

Familiares de Ramón Sáez contaron que era un hombre trabajador. Según relataron, mantenía a su familia con un empleo en la Agropecuaria Matadero Unare, del caserío Carutico, municipio Bruzual. Sáez deja también a otra hija de 28 años. Trascendió que el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas adelantan averiguaciones.

Katherine Carrizales
[email protected]

Publicidad!