Un penal convertido por el delantero argentino Paulo Dybala acabó con las opciones de Oporto en Liga de Campeones

Juventus de Turín, que ya había derrotado a Oporto 2-0 en Portugal, certificó su pase a cuartos de ‘Champions’ al volver a vencer al equipo luso 1-0, en un encuentro en el que el arquero español Iker Casillas se despidió con el récord de partidos en competiciones europeas.

La eliminatoria, si no lo estaba ya, quedó sentenciada definitivamente poco antes del descanso, en un penal cometido por el defensor uruguayo Maxi Pereira que le supuso la expulsión y que transformó el argentino Paulo Dybala en el único tanto del partido.

“Tengo que felicitar a los jugadores porque fue una clasificación difícil, aunque en la segunda parte hicimos las cosas a la mitad, no aumentamos el ritmo”, analizó el técnico italiano Massimiliano Allegri. “Aún tenemos que mejorar”, añadió.

Casillas fue titular en Oporto, disputando su partido 175 en torneos europeos, superando el récord del defensor italiano Paolo Maldini.

El excapitán de Real Madrid, de 35 años, jugó 157 encuentros europeos con el equipo español y el resto con Oporto en las dos últimas temporadas, aunque tendrá que esperar al próximo curso para seguir aumentando el récord después de la eliminación de los portugueses en octavos de la Liga de Campeones.

Tras Casillas y Maldini está el excentrocampista de Barcelona Xavi Hernández, con 173.

Sabedores que, tras el 2-0 encajado en Oporto, no les quedaba otra opción que salir al ataque, los portugueses salieron a tratar de dominar el partido ante una Juve que especuló un poco con el resultado a favor, defendiéndose bien.

Pese a llevar la iniciativa, Oporto no lo tradujo en ocasiones de gol y apenas inquieto con tres disparos fuera de portería en la primera media hora.
Los italianos, en cambio, si amenazaban con claridad la portería defendida por Casillas.

El exportero de la Roja detuvo en la línea un cabezazo del croata Mario Mandzukic y poco después Dybala no llegó por poco a un centro de su compatriota Gonzalo Higuaín.

Las esperanzas portuguesas se difuminaron poco antes del descanso, cuando el uruguayo Maxi Pereira se lanzó a tapar un disparo de Higuaín y la pelota le tocó en el brazo. Dybala engañó a Casillas y puso a los locales por delante en el marcador (42).

“Las expulsiones en los dos partidos pesaron”, lamentó el entrenador portugués, de Oporto, Nuno Espíritu Santo,

AFP
[email protected]